lunes, 21 de agosto de 2017

El Ladrío Verano 2017


https://drive.google.com/file/d/0B5w63sv6aiNeS1BPdEc4SnpleGc/view?usp=sharing

Agosta el verano, amarillea septiembre a la vuelta de la esquina. En el recuerdo la cata de cerveza del coloquio, la decimosexta; en el futuro inmediato la fiesta de la vendimia, ya van sesenta y dos.
Cerveza y vino, vino y cerveza; más que dos bebidas. Parte de nuestro patrimonio cultural desde hace milenios y parte esencial, también, de nuestra asociación. La cerveza, a través de nuestra cata, es un clásico ya del verano montillano y nos permite financiar el funcionamiento de El coloquio de los perros durante el resto del año. El vino nos hace conocer nuestra ciudad, su historia y su idiosincrasia a partir de sus caldos, sus características y su elaboración. El otoño de actividades enológicas, fotográficas y literarias tomará en nuestra asociación el relevo al verano cervecero y de temperaturas extremas.
Récord en el termómetro y también en la llegada de turistas a España. Guiris que vienen o españoles que viajan al extranjero llevan a plantearnos en esta edición de El Ladrío la cuestión de los idiomas: Cipión y Berganza disertan sobre las bondades del doblaje o la versión original con subtítulos en películas y series, La Camacha escribe sin bozal ni tapujos sobre la aversión española a hablar otras lenguas; algún artículo abunda más en el tema. No es la única opinión que encontrarás en estas páginas: la importancia de ser padre, de los recuerdos o una reflexión sobre las formas de ganar dinero en la red también están presentes. Además, un poco de poesía y, recomendaciones, muchas, variadas: literarias, musicales, de videojuegos, de juegos de mesa, de lugares y viajes…
Una revista veraniega y refrescante que esperamos disfrutes ya sea en papel o en pdf. Pincha en la imagen para leerla.

viernes, 18 de agosto de 2017

Píldoras deliciosas: Arcila, por Paco Vílchez Rodríguez

Arcila, Arzila, Assilah. Libertad para llamar a una de las perlas del harem perverso del norte africano. Y es que Arcila se brinda a lo que el visitante ande buscando. Madura y pueril a la vez con cientos de arañazos, llantos y ultrajes. Fenicios, cartagineses, romanos, árabes, portugueses, españoles, franceses… A cada cual supo darle lo que buscaba y ahora, siglos después, lo sigue haciendo a la perfección con la lección bien aprendida.
Juguetea con el kif como esa adolescente que busca emociones fuertes desde temprana edad, para en un salto casi mortal, mostrar su madurez más sensual apaciguando al amante con sus kilómetros y kilómetros de playas naturales, prácticamente salvajes.
Así es Arcila. Mimada por la inmensidad del poderoso Atlántico, protegida desde la eternidad de los tiempos por Hércules que, desde su gruta, clava sus ojos en la silueta de arena dorada que desciende hasta los muros de la misma Medina.
Y es en la Medina donde Arcila muestra al osado que pretenda conquistarla toda una amalgama de bondades excitantes que poco a poco van adormeciendo al viajero.
Olores, sabores, colores, tacto, gusto y belleza, mucha belleza. Todo y más de lo que pueda esperar cualquier aventurero aderezado. Olores que suspendidos en una atmosfera de humedad mezclan los aromas de las especias con suaves retazos de té moruno, con el olor que desprende un quemado de sándalo y las pieles de vacuno convertidas en  mochilas, bolsos, o carteras para los turistas. Gusta oler a Arcila
Sabores a canela, a cúrcuma, jengibre, pimienta negra, menta, sésamo, comino. Todo ello y más dan lugar a la repostería marroquí, a la Bastela, al Cuscús, al Tajine. Gusta saborear a Arcila.
Y los colores… colores y formas que van de la mano. Azulejos que decoran minaretes de mezquitas, fuentes. Blancos inmaculados de fachadas recién caladas. Marrones de incrustados tonos en las piedras de la Kasba, defensa de la chica, de la mujer, de la ciudad. Colorido de verduras en los puestos del mercado, en los sacos de pigmentos para mezclar tonalidades que luego servirán como el maquillaje perfecto para realzar aun más la belleza de la guapa Arcila.
Y es que a Arcila, como a cualquier mujer, le gusta ponerse bella, bonita, sensual. Aunque para ello tenga que hacer ejercicios de equilibrismo con sus miserias. Con la suciedad que a veces campa en forma de agua corrompida por algunas callejuelas de su Medina, en lo más íntimo de ella misma, con pequeñas casa que al ojo del viajero parecen casi derruidas, abandonadas.
Aun así, sumergirse en la amalgama de virtudes que nos ofrece suele ser un placer, tanto que uno queda embelezado con los arcos marroquíes aquí y allí, con la estrechez de sus callejas donde no faltan niños jugando, y regalando sonrisas a la par que curiosean alrededor del viajero o con los pequeños talleres de los artesanos que a plena vista muestran sus oficios centenarios. Gusta mirara a Arcila.
Y cuando uno, ingenuamente, siente que está entregada, un golpe de mar transforma  el Atlántico en fiero, con olas que rompen en la muralla acantilada salpicando de pequeñas gotas saladas el húmedo ambiente. Justo en ese momento el rostro del amante viajero queda impregnado y con la yema de los dedos, con las palmas de las manos, uno siente a Arcila en su propio rostro. Gusta sentir Arcila.

lunes, 7 de agosto de 2017

La pócima populista, por Leonor Rodríguez "La Camacha"

En este momento me pillan haciendo una pócima milagrosa. Una antigua receta que ya desde siglos atrás se viene utilizando y que cuando falta algún ingrediente indispensable en nuestra sociedad a mí, Leonor Rodríguez “La Camacha”, me gusta preparar. Cierto es que en otras ocasiones preferí darle a la sociedad una solución llamada creencias. Un opio con el que en aquel momento las personas se sintieron tranquilas y calmaron sus ansias de cambio. También elaboré allá en los principios y mediados del siglo pasado un potente elixir que cautivó las mentes y las almas de europeos y orientales pero se me pasó la mano y el ramalazo de bruja se desbocó.
Pero ahora creo que me siento con fuerzas, tengo ganas de jaleo, por ello espero que me salga y obtenga un lustroso, impactante y definitivo populismo.
Los pedidos llegan desde los países más recónditos del mundo pero también de los lugares más cercanos que se puedan imaginar, así que espero hacerla bien. No para que ardan los territorios como antaño, no tengo ganas de echarme a las espaldas más muertos; pero sí para que se mantenga ese status quo que poco a poco se estaba consiguiendo con el poder del pueblo y sus instituciones democráticas.
La receta no tiene mucho de nuevo y para su preparación se deben seguir los siguientes pasos:
● Desde el primer momento hay que “echar la culpa de todo a alguien externo o a quien estuvo antes”. Es fundamental llegar impoluto, sin mancha alguna y, si algo falla, utilizar el mantra una y otra vez: “el error no es por causa mía”.
● Mover continuamente todo con verdades difícilmente refutables. Simplismos que se utilizan machaconamente y que finalmente se acaban creyendo como si fuesen ciertos. Ahora lo llaman posverdad pero en mis tiempos no dejaba de ser hablar de cuestiones menores a las que se le daban más importancia de la debida. Al fin y al cabo es llevarse las ascuas a tu sardina en aquellos temas que más daño le hagan al rival o resaltar aquellos en los que se supone que somos los mejores.
● Parecer que se quiere proteger usando altas dosis de demagogia. Si además se utiliza la vena sentimental, la receta puede alcanzar cotas de perfección.
● Si tenemos problemas con la mezcla podemos hacer “cambios inmediatos” que fracturen la sociedad entre los que están con el pueblo o contra él.
Como componentes de la receta se pueden utilizar varios pero a mí me gusta hacerla solo de uno:
● “Ser la voz del pueblo”. Es primordial, se debe usar sin moderación. A más intención de acabar arriba más se debe repetir qué es lo que el pueblo dicta. No se puede dejar de echar a lo largo de toda la preparación, puesto que es el toque especial que necesitamos. Cualquier dirigente que se precie debe hacer ver que no habla él sino el pueblo que pone en su boca todo aquello que necesita, todo lo que se debe hacer para mejorar la sociedad en la que se vive.
A poco que la mezcla me salga bien obtendré un magnífico resultado, un mejunje que me comprarán los que teniéndolo todo sean insaciables, los que teniendo algo piensen que merecen per se mucho más y los que crean que no tienen nada que perder y se conviertan en antisistemas.
Veremos si con la pócima logro poner a la población dentro de uno de esos sacos y convertir a los populistas en dueños y señores de los lugares en los que digan que hacen cambios para con el paso del tiempo verse que solo dejan desazón, injusticia e involución.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Bancos, por Ángel Márquez

En las épocas de crisis y en catástrofes climatológicas, que últimamente nos acompañan en demasía, surgen muchas ONG con la intención de contrarrestar la destrucción de estos hechos y mitigar en lo posible el dolor y el daño a las personas que se encuentran en esta ruleta. Desde este planteamiento, debido a la crisis, en los bancos se ha producido un fenómeno antes no visto, o por lo menos no tan acentuado: las colas interminables.
Algunos bancos, con la crisis, han perdido varios milloncetes, encontrados y doblados estos con la ayuda del gobierno. Para paliar la crisis, han recurrido a cerrar ventanillas, personal e ilusiones. Antes de la crisis, uno entraba a un banco y era una persona y un cliente; ahora entramos y de clientes hemos pasado a ser una carga. Lo máximo a que aspiramos al entrar a un banco es ser un número.
Desde estas letras, para minorar los minutos y horas que estas colas de personas soportan frente a los mostradores de los bancos, propongo que se cree una ONG de banqueros jubilados. Igual que existen personas que dedican una parte de su tiempo de una manera desinteresada y altruista a cuidar enfermos, ayudar en comedores sociales y, en definitiva, apoyar a las personas más necesitadas, los trabajadores jubilados de los bancos –no sé si es correcto denominarles banqueros jubilados– deberían formar una ONG con la intención de ayudar a sus compañeros activos para que estas escandalosas colas se aminoren y para que este oficio, que antes era un trabajo de envidia, ahora con la crisis, y aunque sigan llevando corbata, cada vez se parece más a las galeras por la reducción diaria de personal.
Antes los bancos te regalaban vajillas, relojes, cafeteras, cuberterías, etc... Hoy día, el mejor regalo y la mayor sorpresa que un banco nos puede dar es que cuando entramos en él no haya colas o estas sean diminutas o a punto de desaparecer.
Estos hombres altruistas con su trabajo desinteresado y generoso conseguirían de inmediato tres objetivos: que los bancos ganasen unos pocos más de milloncetes, que a los trabajadores de los bancos el nudo del trabajo no les apretase la corbata, y que los clientes, al entrar en las oficinas bancarias, se sintieran libres de blasfemar y decir tacos por lo bajini.
Otra opción sería que los bancos propusiesen campeonatos y juegos de mesa para que ese tiempo de cola y espera pasase agradable y corto; y no creo que realizar estos juegos en los bancos llegue a ser una competencia desleal a los casinos, centros de jubilados o a Distrito Comic. Creo que estas colas vienen para largo, incluso creo que seguirán aunque el diminutivo de los milloncetes desaparezca. Solamente nos queda encontrar la esperanza y esperar, esperar y esperar… ¿Quién es el último?
Post-data: Gracias a Dios y a la Mare Nuestra, por suerte, en algunos bancos y oficinas no siguen esta tendencia y entramos a ellos como personas, nos atienden como personas, y salimos como entramos, sin el apellido del número.

lunes, 24 de julio de 2017

#coloquiobeerfest17

El próximo jueves 27 de julio comienza la décimosexta edición de la cata de cerveza de "El coloquio de los perros", un clásico ya del verano en Montilla. Hasta el sábado 29 estaremos en las Naves Municipales de la Avenida de las Camachas, en un espacio donde poder reunirse, hablar, confraternizar y disfrutar en torno a más de 60 marcas de cerveza de todo tipo, origen, color o sabor.
¿Quieres saber cuáles serán? Aquí te dejamos el listado de las mismas.





viernes, 21 de julio de 2017

15 Concurso de Relato Corto y Fotografía: Bares

El pasado día 1 de julio concluyó el plazo de presentación de relatos y fotografías de nuestro concurso que, en su decimoquint edición, cuyo lema ha sido "Bares", ha vuelto a confirmar los excelentes datos de participación del anterior certamen. Desde la Asociación Cultural El coloquio de los perros, por tanto, queremos agradecer a todos los participantes su confianza en nuestro concurso.
Ahora llega el momento en que los jurados leerán y observarán las obras para decidir cuáles de ellas son las ganadoras o merecen una mención especial. A mediados de septiembre publicaremos su fallo en esta misma web.

domingo, 16 de julio de 2017

16 Cata de cerveza "El coloquio de los perros"

Los próximos días 27, 28 y 29 de julio, de jueves a sábado, a partir de las 21 horas, en las Naves Municipales de Avenida de las Camachas de Montilla (antiguas naves de Ciatesa), la Asociación Cultural El coloquio de los perros celebrará su 16 Cata de cerveza con interesantes novedades.
El evento, una actividad de referencia en el verano comarcal que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Montilla, además de volver a disponer de unas 70 marcas de cervezas rubias, tostadas, negras o rojas, con y sin alcohol, nacionales y de importación, artesanales o de abadía, lager y ale, de trigo o de cebada, mantiene y mejora en la edición de 2017 la oferta de cocina con bocadillos y platos que se podrán disfrutar en los mostradores, mesas y sillas dispuestos para tal fin en el recinto ferial de Montilla.
Para los visitantes más fetichistas, El coloquio de los perros ha preparado una jarra de 60 cl personalizada para la cata que se podrá rellenar de forma exclusiva con cerveza de barril. Un grifo que también estará disponible para quien lo desee en vasos de 50 cl.
A todo ello hay que añadir un castillo hinchable para disfrute de los más pequeños, una estupenda selección musical de acompañamiento y numerosas ofertas y promociones para los asistentes a la cata que se harán públicas a través de la megafonía y las redes sociales de la asociación durante la celebración de la actividad.
Los organizadores esperan volver a alcanzar las 6.000 visitas durante los tres días de duración de la actividad, repitiendo éxito de asistencia y animando a todos los montillanos y montillanas, habitantes de los pueblos vecinos y visitantes a pasar por las Naves Municipales de Avenida de las Camachas desde el 27 al 29 de julio para disfrutar de una cerveza fría junto a una buena conversación en buena compañía, eso sí, desde el consumo responsable.
La Cata de cerveza tuvo su primera edición en 2002 como respuesta a una inquietud de los socios de "El coloquio de los perros", aficionados a refrescar los calores estivales con cerveza fresca, que se plantearon organizar un evento en el que probar y conocer diferentes cervezas nacionales e internacionales, a la vez que fomentar la interacción y el diálogo intergeneracional, el consumo responsable y la aportación histórica de esta milenaria bebida a la cultura tradicional mediterránea y europea. Además de todo esto, los beneficios obtenidos en la Cata de cerveza permiten a la Asociación financiar el resto de actividades que realiza, como la revista "El ladrío", el Concurso de Relato Corto y Fotografía, las catas de vino dirigidas para jóvenes, las presentaciones de libros, los coloquios sobre temas de interés y de actualidad, el intercambio de libros en el Día del Vecino, las visitas guiadas a distintos lugares de interés en la provincia o las rutas fotográficas culturales.

Asociación Cultural El coloquio de los perros

Asociación Cultural El coloquio de los perros
Con la tecnología de Blogger.

Sí­guenos en Facebook

Concurso de Relato Corto y Fotografía

Cata de cerveza

Últimas noticias