sábado, 25 de abril de 2015

Qué será lo que tiene el sudeste asiático, por Daniel Viera

Os escribo desde Palawan, una alargada y tropical isla a la deriva en el Pacífico, a mitad de camino entre el archipiélago filipino y la isla de Borneo. Aquí estoy dando comienzo a mi paso por Filipinas, que durará 4 semanas; a la vez que finalizando una etapa del viaje que durante 5 meses me ha llevado por todos los países del Sudeste Asiático (exceptuando las diminutos y remotos Brunei y Timor Oriental). Por orden de visita estos fueron Tailandia, Laos, Vietnam, Camboya, Myanmar, Malasia, Singapur, Indonesia y, por último, Filipinas. ¡Casi nada, no me quejo!
El dicho “Same same, but different”, popular entre turistas y locales de esta región, es totalmente cierto. Estos países tienen muchas semejanzas y diferencias a partes iguales. Bajo mi punto de vista, el elemento común más recurrente son sus verdes paisajes rurales. Con las omnipresentes plantaciones aterrazadas de arroz, repletas de palmeras cocoteras, personas sonrientes labrando el campo y con algún que otro búfalo aliviando el calor en una poza de agua. ¡Todo un clásico! Es la escena que para mí resume los muchos cientos de kilómetros recorridos por estos 9 países. Pero, a su vez, como apuntaba, son muchos los elementos diferenciadores que hacen de cada uno de estos países, e incluso de sus diferentes regiones e islas, un mundo diferente. Varían, en cada caso, la religión predominante, las etnias, las lenguas, los alfabetos, la comida, los sistemas políticos, la historia, la naturaleza y un largo etcétera... Lo cual hace que los atractivos turísticos sean muy diferentes de un lugar a otro, haciendo que el Sudeste Asiático tenga una diversidad y riqueza difícil de igualar en otras zonas del planeta. ¡De contar también con desiertos y alta montaña, podríamos decir que lo tendría casi todo!
Solo la mala suerte de haber saltado de un país a otro al compás que avanzaba hacía el este la temporada de lluvia, lo cual se traduce en muchos días pasados por agua y haberme quedado sin ver/hacer alguna que otra cosa, ha hecho que mi paso por el Sudeste Asiático no haya sido perfecto. Podría extenderme de manera infinita contando lo mucho y bueno que descubrí en cada país, pero como no quiero robaros vuestro tiempo en demasía, a continuación destacaré lo mejor de cada uno de estos países: de Tailandia destacaría sus playas tropicales con aguas de color esmeralda; de Laos, sus extensos arrozales rodeados de montañas cársticas y regados por los afluentes del Mekong; de Vietnam, el país más rico en diversidad y uno de los que más me complació, me quedo con su gastronomía y el buen ambiente de ciudades como Ha Noi y Hoi An; de Camboya, lo tengo claro, pese a las hordas de turistas, lo mejor son los templos de Angkor Wat; de Myanmar no sabría qué elegir, es el más especial de todos, es simplemente único tanto en la grandeza de lugares como Bagan, como en la sencillez de una mujer que cubre su cara de thanaka para protegerse del sol; de Malasia, la multiculturalidad y amabilidad de sus habitantes; de Singapur, su arquitectura vanguardista; de Indonesia, muchas cosas, pero me marcaron especialmente sus volcanes, que son de otro mundo; y de Filipinas, por lo poco que llevo, diría que la herencia española, sobre todo en su lengua, ¡aunque lo que más promete son sus playas!
Todo ello, unido a unos precios muy asequibles para el visitante, mucho más bajos que en África, Latinoamérica y el resto de Asia (exceptuando India y Nepal), hacen del Sudeste Asiático el lugar mochilero por excelencia. En lo que atañe a mi presupuesto viajero, os cuento que mi paso por el Sudeste Asiático me ha ayudado a mantenerme en los 20 euros diarios que me propuse en mi salida, hace ya 9 meses. Los bajos precios de la comida, alojamiento y transporte (terrestre y marítimo) han ayudado mucho a contrarrestar los vuelos que he tenido que coger por necesidad geográfica o política, y los visados, en ocasiones muy costosos, oscilando entre los 60 euros de Vietnam y 30 de Laos o Camboya, y la gratuidad de países como Malasia y Tailandia.
En tres semanas, habiendo ya visitado Filipinas, aterrizaré en una invernal y gélida China para recorrer un poco del Lejano Oriente antes de despedirme de Asia. ¡Podéis seguir esta aventura día a día a través de los perfiles sociales del blog Universal Traveler!

lunes, 20 de abril de 2015

Día del vecino - Intercambio de libros

Se aplaza hasta el domingo 10 de mayo, si el tiempo y la autoridad lo permiten, en el stand de la Asociación Cultural El coloquio de los perros, el tradicional "Intercambio de libros" que el colectivo viene realizando durante el Día del Vecino desde el año 2009.
La iniciativa consiste, como su nombre indica, en intercambiar libros; o sea, en dejar un libro y llevarse otro de similares características de los presentes en el stand. La clasificación que realizamos no es para nada compleja: ediciones gratuitas, de bolsillo o pasta blanda, de pasta dura o más lujosa e infantiles.
El stand de la Asociación Cultural El coloquio de los perros se encontrará ubicado en el recinto del XVI Día del Vecino de Montilla, junto al escenario, al final de la Avenida de las Camachas, un lugar que, al igual que el nombre de nuestra asociación, hace referencia a la conocida novela ejemplar cervantina en la que aparecen los canes Cipión y Berganza y nuestra localidad de origen, Montilla.
Además del intercambio de libros, el stand de El coloquio de los perros acogerá, desde las 11 de la mañana hasta las 7 de la tarde, una muestra de nuestras iniciativas y publicaciones, una de nuestras actividades más veteranas como es el referéndum perruno, buena conversación en estupenda compañía y, cómo no, viandas y vino de la tierra.
¡No dudes en pasarte el domingo 26 de abril por nuestro stand en el Día del Vecino!



viernes, 17 de abril de 2015

Sin bozal: esta España mía, esta España nuestra, por Leonor Rodríguez, "La Camacha"

Hubo un tiempo, hace más de cuatrocientos años, cuando mi ser de carne y hueso habitaba en Montilla y por sus calles deambulaban los canes Cipión y Berganza, cuando un tal Miguel de Cervantes nos hacía aparecer en las páginas de sus Novelas Ejemplares, en que, a quien como yo buscaba en la naturaleza explicaciones y soluciones a lo que nos rodeaba, experimentaba e investigaba nuevos métodos y procedimientos, se nos tildaba de brujas y hechiceros, de adoradores del diablo y nigromantes, se nos mandaba a la Inquisición para ser torturados, azotados, vejados y, en el peor de los casos, quemados en la hoguera.
Los pícaros e hidalgos, los nobles y religiosos, los que conocían y se aprovechaban del sistema en su propio beneficio, sin otro afán que mejorar su particular y restringido universo, nunca solían terminar en esas mazmorras del Santo Tribunal ya que rara vez trataban de trastocar los principios y saberes inamovibles de los poderosos.
Ahora, en el siglo XXI, en el que me invocan una vez más desde otro Coloquio de los Perros, descubro que ya no se quema físicamente a nadie en la hoguera, aunque existen unos inventos demoníacos, estos sí, llamados medios de comunicación y redes sociales, que lo pueden hacer más que figuradamente. Compruebo que los pícaros e hidalgos, los nobles y religiosos, incluso los de la realeza, siguen igual de impunes y con las mismas costumbres, aunque las vistan de tarjetas black, cajas b, oscuras subvenciones y ERES, bigotudas correas, babélicas y púnicas operaciones, abusos nazaríes o cacerías de proboscídeos bicornios.
A quienes buscan los arcanos ocultos de la filosofía natural ya no los llaman brujos o hechiceros, ahora les dicen científicos. Es más, no los mandan a visitar los potros de tortura de la Inquisición; ahora los castigan, cuan modernos Sísifos, a empujar cuesta arriba la piedra de la investigación como becarios malpagados, condenados después a ver rodar sus descubrimientos ladera abajo en forma de recortes presupuestarios y voluntarios destierros a otras tierras donde se les valore mejor.
En mi época corpórea, los jóvenes sin formación ni futuro en su tierra se iban en busca de fortuna a hacer las Américas como conquistadores y aventureros, a enviar cargamentos de oro y plata hacia Sevilla que, tan pronto como llegaban, se iban hacia guerras europeas y bolsillos de poderosos malandrines. En este nuevo milenio que contemplo, los jóvenes con formación pero el mismo escaso futuro en su tierra son los que marchan a Europa, de donde ahora vienen los recursos en forma de subvenciones y ayudas a la cohesión para volver a terminar en paraísos fiscales en los bolsillos de poderosos malandrines.
Han pasado casi cuatrocientos años desde mi muerte hasta mi resurrección en las páginas de este Ladrío, pero sigo reconociendo a esa España que conocí, con sus mismas miserias y penurias, con los mismos rufianes, con el mismo desapego hacia sí, con las mismas gentes adormecidas, embrutecidas, empobrecidas y pisoteadas por quienes las manejan, preocupadas tan sólo de las nuevas guerras de religión futbolísticas.
Lo único que no encuentro, y buen filón que tendría, es a otro Miguel de Cervantes que sepa retratarlo con acidez e ironía.

lunes, 13 de abril de 2015

Lo improbable, por Miguel Molina


Lo improbable
 
Tengo que decirlo para que se sepa:
muchas cosas buenas no ocurrirán nunca.
Los niños tristes empiezan a saberlo
después de un día de Reyes sin juguetes.

Las grandes sorpresas de la vida
están ocultas en los calendarios
y poco a poco van desanimando
a los que se alimentan de certezas.

A la hora de la verdad,
los contables de la vida
suelen sumar muy mal.

Formulamos deseos para anclarnos
en este mísero y difícil mundo
por medio de un futuro imaginado,
pero nunca acabamos aprendiendo
que el destino ignora a los humanos
pues, pase lo que pase, no contamos.

Y sin embargo, siempre está lo improbable:
la feliz coincidencia de aquel día,
la gran suerte de haberla conocido,
los días soleados en invierno,
el día que ganaron los buenos a los malos.

jueves, 9 de abril de 2015

Canis Ludus

A raíz del buen número de aficionados a los juegos de mesa que existe entre los socios y amigos de la Asociación Cultural El coloquio de los perros, el año pasado decidimos organizar las I Jornadas de Juegos de Mesa, que estuvieron centradas principalmente en el popular Los Colonos de Catán.
El éxito de esas jornadas y la apertura de la tienda Distrito Cómics han sido los gérmenes que han propiciado la creación de una sección dedicada a los juegos de mesa dentro de nuestra asociación, Canis Ludus.
La primera actividad de Canis Ludus será la organización de una liga de juegos de mesa que tendrá lugar en las instalaciones de Distrito Cómics. Cada jornada se probarán uno o varios juegos diferentes, según el número de participantes, que recibirán una puntuación según la posición ocupada al finalizar la partida. La participación en todas las jornadas de la liga no es obligatoria, de tal manera que sólo los asistentes ese día recibirán puntos para la clasificación general, y la inscripción es abierta y gratuita (basta con estar presente a la hora fijada para el comienzo de la jornada).
La primera partida de esta liga de juegos de mesa tendrá lugar el próximo sábado 11 de abril a las 10:30 horas en Distrito Cómics. Los juegos elegidos, en orden de prioridad y en función del número de jugadores, son "Alta tensión", "7 wonders" y "Los Colonos de Catán".
El desarrollo y calendario de la liga se puede seguir en la dirección de Facebook de Canis Ludus.

sábado, 4 de abril de 2015

10 años, por Javier Guerrero

Ojalá pudiese volver atrás.
Ojalá pudiese borrar todos mis errores.
Ojalá pudiese encontrarme con mi yo de hace 10 años, un chico de 16 que tenía muchos sueños y ambiciones, una absoluta cabecita loca repleta de ilusiones, pensamientos y deseos.
Si pero ¿qué le diría? ¿Le mostraría lo que soy ahora?
Quizás sería un error, porque aun con 26 años intento conseguir los sueños de aquel chaval de 16 años.
En un mundo donde todo está tan negro, donde la luz al final del túnel se ve muy lejana, hay gente soñadora, gente que sigue creyendo, gente que sigue emocionándose e ilusionándose.
Le diría que se enamorará muchas veces, que le romperán el corazón otras tantas, que se caerá y se levantará, que piensan de él que es un valiente aunque se sienta un fracasado.
Que habrá gente que lo dejará y gente que se unirá a su camino. Sus amigos siempre estarán allí porque los hizo muy buenos; su pensamiento de mejor pocos y buenos que muchos y malos siempre le será de mucha ayuda, porque él también es un buen amigo.
Me gustaría decirle que todos y cada unos de sus errores y los que cometerá le harán ser quien es. Le animaría a que los hiciera, incluso. Que no cambiase nada, ni un punto ni una coma de esos 10 años porque es lo que él ha querido.
Le diría que sí, que las cosas no van a ser fáciles, pero en el mundo nada es fácil, si no sería aburrido. Nacer no es fácil, venir a este mundo cruel no es una tarea sencilla. Lo difícil es darle color a este gris mundo. Buscar la sonrisa de aquellos que den tonalidades a la vida y dar felicidad.
Todas las experiencias, decepciones, traspiés y alegrías te han hecho ser quien eres; miro hacia atrás y sé que dentro de 10 años vas a ser genial.
Vivirás más momentos increíbles de lo que crees, sentirás cosas que creías que nunca ibas a vivir.
Solo te pido una cosa: no encajes, porque ese es tu lugar, eso es algo que siempre te ha definido, has sido tú, has vivido tu vida, nadie te ha dicho lo que tienes que hacer y eso te hará estar orgulloso de ti.
Creo que en el fondo esta carta a ese chico la rompería si mirase atrás, nunca me ha gustado saber lo que será de mí.
Creo que sería muy triste saber el día que dejaremos este mundo porque en cierto modo nos afectaría a la hora de hacer las cosas.
La vida es única y, como dicen, son tres días, no hay que desperdiciar dos pensando en nuestros errores e intentar arreglarlos.
Pero son consejos que me gustaría que alguien me hubiese dado, me hubiese mirado a los ojos y darme algo para ser mejor.
Pienso que mi yo de 26 años recibiría un consejo de ese chaval: NO DEJES DE SOÑAR Y LUCHAR PORQUE TARDE O TEMPRANO LA VIDA SERÁ COMO TÚ QUIERAS.
Esto es por ti y por mí.

martes, 31 de marzo de 2015

Crónica de las imágenes finalistas de la II Ruta Fotográfica

Antonio Jesús Casado, Antonio Jesús Torres, Jonay Gómez, José Manuel Márquez, Javier Márquez y Rafi Jiménez son los autores de las 10 imágenes finalistas de la II Ruta Fotográfica "El coloquio de los perros", que tuvo lugar el 26 de octubre de 2014 en Bodegas Pérez Barquero, seleccionadas de entre un total de 65 recibidas.
Desde el 12 de marzo y hasta el 6 de abril de 2015, esas diez imágenes están expuestas en la Taberna Bolero. Allí mismo, sentados en una mesa junto a su instantánea y acompañados de una copa de vino, cada uno de los seis fotógrafos nos habla sobre su fotografía en el siguiente vídeo.