lunes, 21 de abril de 2014

¿La vuelta al mundo? ¡Mucho más fácil y barato de lo que os imagináis!, por Daniel Viera

Es una alegría ver como cada vez más y más gente se lanza a tomarse un break en su vida para escapar de la monotonía, persiguiendo ese sueño que para muchos es dar la vuelta al mundo. Tantos otros no lo hacen pese a llevar toda una vida con el deseo rondándole la cabeza, quizá por temor a salirse de lo socialmente establecido. Otros, la gran mayoría, simplemente no lo hacen porque sus sueños en la vida son muy diferentes a viajar, lo cual también se merece todos los respetos. Lo importante en la vida, al fin y al cabo, es perseguir esos sueños, ya que esta es la única oportunidad que tendremos para alcanzarlos. Para los que su sueño es dejarlo todo y dar la vuelta al mundo, claro está que no todos gozan de la libertad de poder ausentarse de su vida habitual durante un largo período de tiempo. Cargas familiares, dificultades económicas o incluso problemas de salud, causas todas ellas que bien pueden imposibilitar el privilegio de escapar por seis meses, nueve o hasta más de un año. Pero, a todos aquellos que quieren y no se atreven va dirigido este artículo en el que intentaré dar buenas razones y consejos para demostrar que no es tan caro y complicado como parece.
Una vuelta al mundo, como casi todo en la vida, puede plantearse en un modo caro o en un modo económico, pero no por gastar más dinero la experiencia va a ser más enriquecedora. Esas vueltas al mundo en las que se recorre Europa, Norte América y Oceanía pernoctando en buenos hoteles y comiendo en restaurantes almuerzo sí y cena también, sí que cuestan un riñón. Haciéndolo en un año, y ahora sí hablemos de cifras, puede salir fácilmente por unos 30.000 euros, con un presupuesto de 2.500 euros al mes. Pensad que pagando una media de 40 euros por noche, tirando a la baja en hoteles de 3 estrellas, ya nos vamos a los 1.200 euros mensuales solo en alojamiento.
Pero el mundo no es solo occidente. Es más, occidente es nuestro día a día y qué mejor cuando se viaja que buscar aquello que es diferente y novedoso. Que no sea en vano el irse a tantos kilómetros de casa, ¿no? Visto así, en contraposición al costosísimo plan anterior, qué tal si trazamos una nueva ruta que comience por los Balcanes, versión económica de Europa, continuándola por Turquía, la antigua Persia, un tramo de la ruta de la seda por Asia Central, India, los países budistas del Himalaya, el Sudeste Asiático, las paradisíacas islas de Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Filipinas, visitando también los países del lejano oriente para, desde allí, dar el gran salto al continente Americano y recorrerlo desde México hasta Brasil sin pasar por alto Centroamérica, alguna isla del Caribe y los países andinos de Sudamérica. ¿Qué os parece el itinerario? Cuanto menos apetecible, ¿verdad? Este recorrido, por su longitud, requeriría al menos un año y medio o dos para poder realizarlo a buen ritmo. Evidentemente, son países infinitamente más económicos que los denominados occidentales, sobre todo la India y el Sudeste Asiático. Sin grandes lujos pero manteniéndonos en los estándares de comodidades locales, se puede pernoctar por un par de euros, moverse en transporte local por poco dinero e incluso comer por poco más de un euro. Por no hablar de otras fórmulas economizadoras en viaje como hacer couchsurfing, hospedándote gratuitamente en casas de personas, o el clásico autostop, nada peligroso en gran parte de estos países. Porque es sorprendente la hospitalidad de las personas. De esta manera, alternando los diferentes métodos, se puede viajar perfectamente con un presupuesto medio de 20 euros diarios, unos 600 euros al mes. Contando también con gastos fijos como son seguro médico, visados o vacunas. ¡Poco más de lo que muchos pagan tan solo por el alquiler de una habitación o un apartamento en España!
Bueno, y dicho esto, espero que, si bien no os habéis animado a realizar esa vuelta al mundo, al menos os lo hayáis replanteado, aunque sea a hacer ese viaje que tanto tiempo lleváis teniendo en mente. A los incrédulos, probablemente todos y cada uno de los que habéis leído este artículo, os animo a que me sigáis. Mi nombre es Daniel Viera y sí, efectivamente, a finales de abril comienzo vuelta al mundo siguiendo este itinerario. Entre muchas otras cosas, quiero demostrar lo maravilloso que es viajar por el mundo en relación a lo económico y sencillo que puede llegar a ser. Lo iré contando en “Universal Traveler”, www.universaltraveler.org, blog en el que escribo sobre mis viajes desde 2007, en redes sociales como Facebook https://www.facebook.com/UniverTraveler y, por supuesto, en las próximas entregas de esta revista. ¡A viajar!

miércoles, 16 de abril de 2014

¡Somos iguales ante la ley!, por Berganza

El Coloquio de los perros es la Novela Ejemplar cervantina en la que aparecen Montilla y la Camachas. Sus protagonistas, dos canes, Cipión y Berganza, también pretenden serlo de nuestra revista. En cada número, a través de sus reflexiones y posturas en páginas centrales, uno a favor y otro en contra, iremos tratando temas de interés para nuestra sociedad. En esta ocasión, trabajar en España o en el extranjero.

Amigo Cipión, ¿somos iguales? ¿Qué es justicia? Antes de comenzar cualquier diálogo, debemos tener claro qué tenemos en manos y más aún, siendo algo etéreo y a la vez tan en boga. Quizás tanto que, si nos remontásemos miles de años atrás, aún podríamos hacernos las mismas preguntas y argumentar de la misma forma.

En este tiempo no me podrás negar que sí hemos aprendido cosas nuevas por las que puede merecer la pena replantearnos estas cuestiones, y todo es por el hecho de que quizás hoy tenemos mejor constancia de nuestro pasado y al presente podemos acercarnos con tantas y tan distintas perspectivas. Creo sinceramente que quizás hoy saquemos más grandes conclusiones de nosotros y de la justicia en nuestro tiempo que nunca. Ni que decir tiene que estamos en la época en la que la conexión entre las personas es más fácil y, como ya sabemos, la comunicación entre los seres humanos lo es todo.
Iguales estrictamente no somos, eso ya lo dice la ciencia que puede distinguirnos uno de otro por nuestro ADN, pues no solo éste es distinto al nacer sino que va siendo más distinto al crecer, se nutre de nuestro pasado y aprende de nuestro futuro. Pero si esto es lógico y ya lo hemos escuchado muchas veces, porqué volver sobre ello, es sencillo, no lo sabemos desde hace tanto y además para hablar de justicia quizás nos pueda resultar útil.
Creo en tus pasiones y defiendes el cambio con tesón, pero Cipión lo justo, la equidad, son conceptos que han dado para escribir bibliotecas o ríos de tinta como se suele decir. Pero hay una premisa básica que debe estar siempre presente, la justicia en la tierra sale de los humanos, de sus interpretaciones, es decir, crean inspirados en las circunstancias del momento, su personalidad y sobre todo en su componente animal, natural podríamos llamarle. Si entendemos que la naturaleza es lo suficientemente inteligente como para hacer que pensemos de forma que preservemos la vida de nuestra especie y que, en la generalidad, es donde se va a ver plasmada esta tendencia, cierto es que una democracia podría ser un sistema adecuado para reflejar la mejor voluntad. De ahí mismo surge la idea del derecho y no de nosotros mismos, sino de esa necesidad de unión y perseverancia que nos representa como especie.
La justicia práctica, la que siempre nos llevará al final a un buen camino, será la que quiera esa mayoría de voluntades, porque la justicia divina con toda mi humildad creo que se nos escapa a los puramente terrenales.
Y sobre la pregunta de si somos iguales ante ella, sí, siempre en la generalidad, sí, siempre al final, pero como quiera que en el mundo rigen innumerables excepciones, quizás en éstas, nos perdamos algunos y lleguemos a verlo todo negativo. Cipión llena de optimismo tus palabras, aunque entiendo que es normal, natural incluso porque el peligro nos salva, que aprendamos a confiar en los otros, que gracias a ellos somos lo que somos y no exageremos las cosas, pues desde que el método científico apareció en la ciencia, tenemos en nuestro poder una precisa balanza con la que sopesar todos los acontecimientos que se aparecen ante nosotros.
Ya que hemos hablado del conjunto, detengámonos en los individuos y aquí es donde, no siendo todos iguales, no podemos recibir las mismas cosas, lo que no quiere decir que no sea justo, porque como ya hemos visto sí que funciona y obedece al orden que hemos creado. Aunque queramos usar tan magnas palabras para pretender que todos vivamos más dignamente será no por falta de aplicación de justicia sino por falta de conciencia, de cambio en la forma de pensar, el porqué nos encontramos a veces ante situaciones que no nos gustan y las tachamos, por ello, de injustas. Cipión, amigo mío, cambia el mundo y no solo las palabras, sino esta lucha estará perdida antes de empezarla.

sábado, 12 de abril de 2014

¿Somos iguales ante la ley?, por Cipión

El Coloquio de los perros es la Novela Ejemplar cervantina en la que aparecen Montilla y la Camachas. Sus protagonistas, dos canes, Cipión y Berganza, también pretenden serlo de nuestra revista. En cada número, a través de sus reflexiones y posturas en páginas centrales, uno a favor y otro en contra, iremos tratando temas de interés para nuestra sociedad. En esta ocasión, trabajar en España o en el extranjero.

Berganza, Berganza. Previsible cánido… Sólo con ver la pregunta del debate que nos trae hoy El Ladrío ya conocía de sobra tu respuesta. Tú, tan idealizador y legalista. ¿Cómo osas afirmar que la Justicia es igual para todos? ¿Cómo, en estos tiempos de cárceles de oro y fianzas depositadas?
No ver las evidentes desigualdades de la justicia -tendría que cambiar mucho para merecer la jota mayúscula- es no querer ver la realidad. Observa el noticiario, ojea los periódicos o, acorde con tu condición de lector empedernido, lee estos días los boletines oficiales. ¿Qué ves? Políticos corruptos ocupando cargos públicos. Abogados millonarios a costa del erario público, disfrutando de celdas VIP y piscinas climatizadas. Infantas desfilando por una alfombra roja puesta por el Ministerio Fiscal. Toreros fitipaldis pidiendo indulto. Bancos que no devuelven lo que han tomado indebidamente -valga el eufemismo- porque con la Iglesia hemos dado.
La justicia es igual para todos. Patrañas. Uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario, es cierto. Pero también lo es que es más complicado que se demuestre si tiras de talonario. ¿Has visto las tasas que hay que pagar para recurrir las decisiones de los tribunales? ¿Acaso no se está maltratando al pobre, al que estira la cartera para echarse un trozo de pan a la boca, obligándole a pagar un mes de salario para ser escuchado por el Constitucional? Justicia gratuita dirás, amigo Berganza. Justicia gratuita para muy pocos, te replicaré.
Con dinero, uno puede rodearse de abogados, costear cuantos informes técnicos sean necesarios, recurrir en tantas instancias como sea posible, maquillar su imagen a golpe de propaganda. Y, si aun así sales condenado, en muchos casos te dan la posibilidad de depositar una fianza y a casa. Todavía me hablarás de la proporcionalidad de las fianzas y de sus altas cuantías en el caso de uso indebido de fondos públicos, querido Berganza. ¡Estaría bueno que encima financiara el Estado esos tejemanejes, lanzando ofertas en primavera o permitiendo su pago en cómodos plazos!
La Justicia no es igual para todos por el simple hecho de que las propias leyes así lo dicen: el Rey es constitucionalmente irresponsable de sus actos. Los parlamentarios gozan de inviolabilidad en el desempeño de sus funciones. ¿Hablamos de los aforados? Los políticos designan a los miembros del Consejo General del Poder Judicial, que son quienes designan a su vez a los jueces del Tribunal Supremo, que son casualmente quienes juzgan a los políticos. ¡Qué caprichoso y circular puede a veces ser el destino, amigo ladrador! Y todavía criarás pulgas defendiendo que todos somos iguales ante la justicia…
Casi el setenta por ciento de los presos en España son pobres, están enfermos o tienen problemas con las drogas. La mitad de las reclusas españolas lo son por tráfico de drogas. La pena máxima contemplada en el Código Penal para el delito urbanístico es de cuatro años, uno menos que el que puede caerle a alguien que robe con el procedimiento del tirón y dos menos que a quien trapichee con droga. ¿Pero quiénes cometen cada uno de esos delitos, y quiénes son los que acaban realmente entre rejas?
Pregúntale a los Garzón, Castro, Silva o Gómez Bermúdez si realmente la justicia observa a todos por igual. Que ellos te confirmen qué piensa la “justicia” de eso de juzgar a todos con el mismo rasero. Y una justicia que no trata igual al rico y al pobre, amigo Berganza, nunca puede ser justa.

jueves, 3 de abril de 2014

El Ladrío primavera 2014

Como flor primaveral llega esta edición de la revista perruna El Ladrío, densa en colaboraciones más que de recomendable lectura. Además de las habituales opiniones, recomendaciones o poesías, de un elevado nivel, destaca este número por la cantidad y calidad de la narrativa que aparece en él. Como es norma, en páginas centrales Cipión y Berganza disienten y dan sus opiniones contrapuestas sobre un mismo tema: ¿Somos iguales ante la justicia? Eso sí, la principal novedad la encontramos en la contraportada, un cuaderno de viajes que inicia una nueva andadura de la mano de Daniel Viera, un joven sevillano que se acaba de embarcar en dar la vuelta al mundo y que, a lo largo de los próximos capítulos de nuestra revista, nos la irá contando casi en directo si las conexiones wifi de allende los mares así se lo permiten.
Sin más preámbulos, pincha sobre la imagen de la portada y comienza a leer.

lunes, 24 de marzo de 2014

Referendum perruno

El próximo domingo 30 de marzo se celebra el 15 Día del Vecino en el que, como ya es habitual, habrá un stand de nuestra asociación. Además del intercambio de libros que venimos realizando en ese día desde hace varios años, otra de las actividades que llevaremos a cabo es una de las más veteranas que tenemos: el referendum perruno; un cuestionario que mezcla lo local con lo nacional e internacional, o lo serio con el humor, en el que pretendemos conocer la opinión de quienes nos visitan sobre distintos temas de actualidad.
También es tradicional en El coloquio de los perros el abrir un foro de debate y participación previo a ese referendum  perruno para seleccionar las preguntas que aparecerán en el cuestionario.
Desde este momento hasta el miércoles, por lo tanto, esperamos recoger cuantas propuestas nos lleguen de cuestiones para incluir en el referendum perruno. La forma de hacérnoslas llegar son a través de correo electrónico, facebook, twitter, whatsapp o como comentario en esta entrada del blog.
No perdáis tiempo y a proponer.


sábado, 22 de marzo de 2014

Fin del plazo de recepción de relatos y fotografías

El pasado 17 de marzo terminaba el plazo para el envío de relatos cortos y fotografías de nuestro concurso. Tras esperar varios días la llegada de textos con matasellos de fecha válida, comienza el siguiente paso de esta duodécima edición del certamen que organiza la Asociación Cultural El coloquio de los perros y que este año tenía como lema "Jóvenes aventureros".
En concreto, es el turno ahora de los jurados de ambos apartados del concurso, que tendrán que valorar las obras participantes, llegadas desde toda España, buena parte de Hispanoamérica y algún que otro rincón del planeta. Tras ello, en la primera quincena de mayo se producirá el fallo en el que se conocerán los ganadores del certamen.
La relación de relatos y fotografías premiadas será publicada en esta página web. Asimismo, se informará personalmente a los galardonados.