lunes, 11 de diciembre de 2017

Android, por Berganza

¿Ya? ¿Autoconvencido otra vez? ¿Sientes de nuevo la sensación de que tienes la razón de tu parte? Pues bien, Cipión, siento decírtelo, vuelves a equivocarte, aunque como tantas otras veces mirarás para otro lado y armarás una nueva sarta de mediasverdades e ideas menores para seguir sacando tu Apple con la cabeza bien alta.
Pero no estás en lo cierto, se equivocan quienes, como tú, piensan que IOS es superior a Android. Android es Google y Google son aplicaciones y opciones crecientes en multitud de actividades. Los desarrolladores de Google unen una y otra vez todo lo referente a sus marcas y, por tanto, eso a Android le viene genial. Se nota en los dispositivos y es patente en el crecimiento de la compañía.
Pero claro, tú te crees un chaval, quieres ser el que lo lleva todo a la última y por ello te gusta que otros vean tu manzana mordida y sentirte superior ¡Sí, Cipión! ¡Sí! Por más que lo ocultes se nota cuando coges tu móvil… te hace sentirte por encima de los que están contigo. O claro, también te puede pasar que aunque pretendas alardear (o disimules no querer hacerlo), te pase todo lo contrario. Todavía recuerdo tu iPhone; que por decir que lo tienes, es un aparato que es la sombra de lo que fue. Y es que para autoconvencerte aguantas, aguantas y dices que tu móvil de tres años va genia,l cuando lo único que funciona de él (y a veces lo dudo) es colgar y descolgar.
No te das cuenta de que eres un perro con algunos años y que deberían importarte poco el qué dirán los otros, pero a ti te sigue importando. Sí, Cipión ¡Sí! Ya tienes años y se te nota, por ejemplo, en que llevas un iPhone. Ya no eres tan joven y no entiendes tan bien todo lo electrónico y buscas la comodidad que te da tu iOS. Nada de pensar en cómo actualizar (ya lo hacen por ti), nada que pensar qué me conviene más a mí (también lo hacen los otros por ti). “Para qué voy a pensar, ese es su trabajo, y seguro que saben mejor que yo lo que me interesa más a mi” ¿Lo ves?, Cipión, eres mayor, ya te dejas llevar, ya no quieres enfrentarte a nuevos retos… tú ya estás de vuelta.
Y ya, cuando te ves acorralado, tu último recurso a la desesperada: sueltas lo de la seguridad. “La seguridad de IOS es…” ¡Jajajaja!. ¿pero quién te crees que eres, el perro de un magnate de la lista Forbes? Se ve que tampoco te das cuenta de que eres un chucho… un mindunguis como yo; que la seguridad que buscas la tienes más que conseguida. Que si te pasa algo con tu móvil en cuanto a seguridad, lo más probable es que te lo roben… y eso, si eres un perrete cuidadoso, también es difícil que te suceda.
En fin, Cipión, creo que eres un cánido que se ha dejado a su suerte y que no piensa en sus necesidades; que prefieres gastar más dinero suponiendo que con ello tendrás algo que se adapta mejor a ti. Pero, de nuevo, te equivocas. Si te conoces mejor, puedes elegir más entre las variedades de precios y calidades que ofrecen las innumerables compañías de teléfonos que instalan Android. Además, también fabrican dispositivos multifuncionales que, voilá, también tienen ese sistema operativo y que, por ello y por otras cuestiones, tienen precios más ajustados.
Pero ya lo sé, te has abandonado y no quieres pensar en configuraciones, pese a que ello mejore la utilización de tu dispositivo. Te has vuelto más actual, te has dejado embaucar por la marca Apple, has sucumbido al mercado, has entrado en la rueda de consumidor a la que solo con constancia se puede evitar. Has dejado de pensar para que piensen por ti. Te has creído que tienes dinero y que con eso es suficiente.

viernes, 8 de diciembre de 2017

iOS, por Cipión


Querido Berganza, imagino que, como la mayoría de detractores de los dispositivos que funcionan con iOS, criticarás de ellos su precio y su exclusividad, cuando el único problema será que eres un tieso o que estás tieso; vamos, que no quieres o no te lo puedes comprar. A partir de ahí, la envidia, que es muy mala, comienza su labor.
Seguro que no dices lo mismo de tu BMW.
Porque, a fin de cuentas, es la misma circunstancia. ¿Acaso no son más caros y exclusivos los BMW, Mercedes o Audi? Y, sin embargo, no producen rechazo por ello, admiramos a quienes los conducen y anhelamos tener uno si aún no lo encontramos aparcado en nuestro garaje.
Dice la sabiduría popular que lo barato sale caro. Y así es.
iPhone, iPad, Mac, Apple Watch… Su precio es considerablemente mayor que el de los mismos tipos de dispositivos de otras marcas y sistemas operativos; su eficacia, fiabilidad y duración, también.
Para iOS parece que el chip de la obsolescencia programada no existe. Han pasado dos, tres, cuatro años de la compra de tu iPhone o iPad y el jodido cacharro sigue funcionando igual que el primer día; no se rompe, la batería aguanta lo mismo, su velocidad no ha disminuido… ¿Qué excusa me busco para conseguir el nuevo modelo? ¡Menudo aburrimiento!
Por otro lado, si miramos los componentes y características de estos dispositivos comprobamos que, individualmente, no son superiores a los de otras marcas; en algunos casos, incluso de prestaciones inferiores. Pero hete ahí que cuando todo ese hardware y software se ensambla en torno a iOS, el funcionamiento conjunto es superior; la sincronización y el acoplamiento son óptimos.
Si en la ecuación del precio empezamos a considerar la duración, la fiabilidad y la eficacia de estos dispositivos o la ausencia de quebraderos de cabeza y enfados que nos ocasionan, quizás no parezcan ya tan caros; más bien parece una inversión bastante mejor amortizada. Como el BMW, el Mercedes o el Audi.
¡Ah, es verdad! Se me olvidaba. Que los productos que funcionan con iOS son de gente que va de exclusiva y diferente, de fardar y mirar por encima del hombro al resto de paletillos tecnológicos; no como tú con tu BMW. Que eso es diferente, que también es más seguro y eso en un coche es esencial.
Incluye aquí alguno de los emojis que puedes encontrar en el teclado de tu móvil no exclusivo para describir mi cara ante semejante afirmación: los de la cara ojiplática con cejas enarcadas o boquiabierta con las manos en los mofletes podrían valer.
¿Cuántas operaciones y comunicaciones de lo más confidenciales y comprometidas para nuestra privacidad y nuestro bolsillo realizamos al cabo del día con un móvil, una tablet o un ordenador? Y no dudamos en ponerlas en manos de dispositivos con sistemas operativos personalizables por el fabricante, que permiten instalar apps que no siempre provienen de las plataformas oficiales de descarga y que, desde el punto de vista de las infecciones, equivalen a subir en el ascensor con un griposo y estornudante vecino.
A lo que tú llamas exclusividad yo le digo seguridad. Porque esa pretendida diferencia es la que permite que sea mucho más difícil instalar o adquirir sin darnos cuenta aplicaciones o archivos peligrosos para nuestro dispositivo y, peor aún, para nuestra privacidad y seguridad económica. Esa tranquilidad, particularmente, creo que también debería añadirse en la ecuación del precio; en la parte de qué bien gastado y aprovechado mi dinero.
Pero bueno, Berganza, no quiero darte más la brasa. Te dejo disfrutar de tu última adquisición china, esa que pediste por AliExpress; si ha llegado, claro. Esos sí que saben de fiabilidad y seguridad, los chinos. Avísame cuando los rusos saquen sus nuevos dispositivos que acabarán con iOS.

lunes, 4 de diciembre de 2017

6 cata ciega de amontillados

El pasado viernes 1 de diciembre la Asociación Cultural El coloquio de los perros realizó la sexta edición de su cata ciega de amontillados, que se desarrolló en las instalaciones del Restaurante Los Arcos.
La actividad consiste en una degustación de cinco tipos diferentes de vino amontillado, marcas comerciales o crianzas particulares de algunos de los participantes, en la que se trata de apreciar las principales características organolépticas de los caldos: visuales, olfativas y gustativas. Después de ello, los en torno a una docena de participantes ponen en común sus impresiones y valoran cada uno de los vinos.
Los participantes este año fueron los caldos Sublime, Los Alúas, Torres García, Los Raigones y Cabriñana. Tras una larga y difícil deliberación, este último fue el ganador de la sexta edición de la cata ciega de amontillados.
El vino amontillado se obtiene a partir del vino fino con una crianza bajo velo de flor mínima de cinco años, seguidos de al menos tres años con crianza oxidativa, por el sistema de criaderas y solera. El grado alcohólico adquirido puede ajustarse mediante encabezado, situándolo dentro del rango permitido para este tipo de vino. En todo caso el periodo de crianza oxidativa deberá tener lugar con una graduación alcohólica adquirida mínima de 16% vol.

jueves, 30 de noviembre de 2017

5 Ruta Fotográfica - Fotos de los participantes

El pasado sábado 18 de noviembre de 2017 tuvo lugar la quinta edición de la Ruta Fotográfica que organiza la Asociación Cultural El coloquio de los perros, que en esta ocasión ha transcurrido por los antiguos molinos de aceite del Carmen y del Pinar, así como por las instalaciones de Aceites Bellido en la finca Juan Colín, donde tuvo lugar una visita guiada por la almazara, los olivares y el museo del aceite.
Ya tenemos las fotos que nos han ido enviando los participantes, que se pueden contemplar pinchando aquí viendo el vídeo que aparece a continuación.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

El Ladrío Otoño 2017

https://drive.google.com/file/d/16ZpBp739ZC5_oG2IKRUhPAEXq4Pq-4um/view?usp=sharing
El otoño en El coloquio de los perros es sinónimo de actividades con solera: quince años llevamos ya de concurso de relato corto y fotografía, cada vez con más participantes y la misma calidad; cinco años de ruta fotográfica, una forma divertida y didáctica de desarrollar una afición, de conocer lugares del término municipal de Montilla y de trasladarlos al mundo globalizado a través del punto de vista del objetivo de una cámara; y seis años de catar a ciegas amontillados, la joya de la corona enológica de este trozo de universo en el que nuestra asociación se mueve.
Además, como cada trimestre desde hace más de quince años, sin falta, estas páginas, veinte. Con recomendaciones y opiniones, con viajes y poesía, con creaciones narrativas, juegos de mesa y videojuegos. Y, cómo no, con nuestros cervantinos canes Cipión y Berganza y nuestra hechicera Camacha opinando sin tapujos. Que aunque tienen sus cuatro siglos encima, no están desactualizados, y saben de adicciones a los dispositivos móviles y de dicotomías modernas. ¿Tú eres de iOS o de Android? Lee nuestras páginas centrales si no estás convencido; y si lo tienes claro, usa las redes sociales y rebate esas afirmaciones categóricas.
Las mismas redes sociales en las que puedes encontrar el pdf con los relatos y fotos más destacadas del concurso, en las que expondremos las imágenes de la ruta fotográfica y la cata ciega de amontillados y en las que también puedes encontrar estas páginas para leerlas en cualquier dispositivo y lugar.

domingo, 19 de noviembre de 2017

V Ruta Fotográfica "El coloquio de los perros"

El pasado sábado 18 de noviembre de 2017 tuvo lugar la quinta edición de la ruta fotográfica que organiza la Asociación Cultural "El coloquio de los perros" y que transcurrió por los antiguos molinos de aceite del Carmen y del Pinar, así como por las instalaciones de Aceites Bellido en la finca Juan Colín, donde tuvo lugar una visita guiada por la almazara, los olivares y el museo del aceite.
La actividad, que posee un carácter mixto (ruta interpretativa y taller práctico de fotografía), dio comienzo a las 09:00 horas de la mañana en la estación de autobuses de Montilla. Además de las imágenes que tomaron con sus cámaras, y que en los próximos días reflejaremos en el blog y las redes sociales de la asociación, los participantes conocieron de primera mano la historia de la elaboración del aceite en el término municipal de Montilla.
Desde El coloquio de los perros queremos agradecer a los dueños de las fincas visitadas por su colabración en el desarrollo de esta ruta, así como a Manuel Llamas Salas por la ayuda obtenida para conseguir la información sobre los antiguos molinos de aceite en Montilla, buena parte de la cual se encuentra en su tesis doctoral "El molino del Duque de Montilla y la influencia del monopolio señorial en la arquitectura oleícola".

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Autobiografía - Juan Goytisolo, por Ofelia Ara

No deja de ser llamativo que en una misma familia haya escritores de profunda calidad y alcancen notoriedad por su forma, fondo, compromiso con la literatura, con las ideas y sean representativos para su generación. No son pocos los casos conocidos, los Durrell, las Brontë, los Mann son ejemplos de hermanos tocados con la gracia de la escritura. En un plano nacional, los hermanos Panero: Michi, Juan Luis y Leopoldo. Y la familia Goytisolo: José Agustín, Juan y Luis, que no solo aunarían la pasión por las letras sino también un compromiso político muy activo.
Juan Goytisolo intenta dar/darse una explicación para esta circunstancia. Lejos de buscar una influencia directa y bienhechora de alguien de su entorno, aun siendo descubierta la madre, muerta tempranamente en un bombardeo de Franco en Barcelona, como una lectora de gusto refinado, dice con crudeza que la vocación literaria de los tres hermanos se debe quizá a la necesidad de resarcirse de un trauma y una decepción tempranos. Y este trauma no es el de la guerra solo, es la toma de conciencia de la realidad agobiante, del estatus de la familia y del rechazo a la figura del padre, así como la conciencia de pertenecer a una familia cuyo origen de bienestar económico procede de la explotación por parte del bisabuelo de una mano de obra barata en Cuba. Por supuesto la alienación de vivir en una España opresora y oprimida por Franco que le afectó a él, como a tantos catalanes, hasta en el lenguaje, pues era consciente de que su castellano barcelonés era impreciso y pobre, lo que le hizo alejarse de él y volverse francohablante, hasta el día en que descubrió, gracias a Góngora y a Cervantes, a los que había dado la espalda, que el castellano era su patria auténtica y objeto de odio y amor. Con cualquier libro de Juan Goytisolo entre las manos es sorprendente la revelación de su pobreza lingüística. Pocos autores habrá con un vocabulario tan rico y con una sintaxis tan compleja y, a la vez, tan clara, hasta el punto que me atrevería a afirmar que hay un antes y un después del encuentro con su literatura, circunstancia en ocasiones no del todo deseable pues impide el disfrute futuro de muchos de los libros que se publican.
“Autobiografía” es la unión de dos libros de memorias, ya antes publicados, “Coto vedado” (1985) y “En los reinos de taifa” (1986), junto con varios textos a modo de epílogo que completan las memorias de este escritor, muerto en junio de 2017. El primer libro se centra en la historia familiar y las consecuencias que tuvo para él su niñez; el segundo libro habla de su madurez y su lucha y compromiso político, aunque planea constantemente en ambos la íntima pulsión de escribir y lo que él entiende que es el oficio de escritor, o, mejor dicho, el no-oficio, pues su posición es opuesta a la de otros escritores: quiere ganarse la vida para poder escribir y no al revés, que la literatura se convierta en una adicción y ser libre para experimentar y crear. No obstante, comparte con otros muchos la certeza de que, en realidad, escribe un único libro, pero que aún no lo ha terminado. Del mismo modo que planea su amor a la literatura, lo hace su tormentosa sexualidad y reconoce sin pudor que ésta nunca fue burguesa ni de buenas maneras. Sin olvidar la tremenda represión que la España católica dejó caer sobre sus habitantes.
Testigo y sufridor, como tantos, de la dictadura franquista, es inevitable empatizar con sus situaciones personales de desencanto, asfixia vital y deseos de huída de un país pobre intelectualmente y sin estímulos. Pese a que no juzga sin considerar las circunstancias y sentimientos de todas aquellas personas que encuentra en su camino, cada página hace un retrato implacable del ambiente que hubo desde el fin de la guerra hasta la muerte del dictador. Juan Goytisolo cuenta su propia experiencia, teniendo en cuenta la edad en que la tuvo. Así el niño es testigo de una educación represora que le alcanza a él y a los adultos; el joven descubre que debajo de esa sociedad dormida hay una corriente de insatisfechos que se mueven para acabar con el régimen; el adulto, ya fuera de España, está comprometido directamente con la revolución que cree que está por venir y que acabará con la dictadura, hasta que es consciente de que el país se está modernizando y aburguesando y pierde la fe en que suceda. El camino de su libertad personal es largo pues ha de pasar por el desencanto que sufre al acercarse a un partido comunista que termina por parecerle dogmático, lleno de consignas que le recuerdan a la falange de su infancia e intolerante y con el que termina desagradablemente. El libro está lleno de nombres emblemáticos de nuestra historia reciente, de los que habla con respeto y mucho sentido del humor.
Es obvio que la visión y versión de los hechos de su vida es personal. He mencionado a los hermanos Panero al principio porque con ellos se pone de manifiesto que la historia se escribe cada día y con diferentes ángulos. Mientras que Michi Panero argumentó la película “El desencanto”, su hermano Juan Luis ironizó sobre ese argumento en su libro “Sin rumbo cierto” (son unas memorias conversadas con Fernando Valls, muy interesantes). Habría que ver cuál es la visión de los otros hermanos Goytisolo, en especial sobre los años de infancia compartidos para  tener un conjunto completo. No obstante, merece la pena leer la “Autobiografía” de Juan Goytisolo, no solo por su fantástica forma de escribir, sino por su humanidad, entendida como alguien muy respetuoso con las ideas ajenas, aun siendo contrarias a él, por su humildad y sinceridad al desvelar sus errores, hasta el punto de intentar hacer justicia ahora con aquellos a los que perjudicó, su generosidad y agradecimiento hacia las personas que pasaron por su vida y su fino sentido del humor. Es un libro que resulta duro porque la realidad se presenta sin artificios, aunque de modo elegante, y no pocas veces mueve a la ternura y provoca una carcajada. Pero lo mejor es la alegría y el placer de leer a un gran intelectual.

Asociación Cultural El coloquio de los perros

Asociación Cultural El coloquio de los perros
Con la tecnología de Blogger.

Sí­guenos en Facebook

Concurso de Relato Corto y Fotografía

Cata de cerveza

Últimas noticias