viernes, 12 de agosto de 2016

Filled Under: ,

La fiesta de los juegos de mesa, por David Lara (@cartesius78)

El verano pasado presentamos a los juegos de mesa como una afición donde hay cabida para los gustos de todo tipo de jugadores. Una de las categorías por las que siento especial debilidad son los juegos festivos, distendidos, o como suelen denominarse en la jerga lúdica, los party games.
Son juegos ligeros, breves, muy sencillos de explicar y de montar, y que sobre todo ofrecen un elevado grado de diversión. Si bien las risas suelen estar garantizadas en sus partidas, esto dependerá del ánimo de sus jugadores, pues algo tan personal y subjetivo como son el humor y la diversión hacen que ciertos party games funcionen muy bien con un grupo de jugadores pero no con otros.
Time’s Up es mi party game preferido en este género, siendo sin duda el juego con el que más me he reído alrededor de una mesa. Simplemente consta de un montón de tarjetas con personajes y un reloj de arena. Los jugadores se organizan en equipos y ganarán puntos por cada personaje adivinado. Los capitanes se van turnando, primero describen a los personajes, después lo hacen con una sola palabra y finalmente con la mímica. Los personajes suelen estar cruzados (mismas profesiones, características parecidas, etc.) lo que, unido al estrés de los jugadores por exprimir el poco tiempo que tienen, produce confusiones bastante divertidas.
Dixit también copa mi olimpo de party games. Básicamente contiene un montón de cartas con oníricas ilustraciones de lo más surrealistas y que pretenden desatar nuestra imaginación. Primero, el narrador en turno escoge en secreto una de sus cartas y la describe de forma velada para que no sea evidente, pues si todos los jugadores la adivinan, él habrá perdido. Seguidamente el resto de jugadores miran sus cartas y escogen la que crean que mejor encaja con la descripción del narrador. Finalmente todas las cartas se mezclan y se revelan, y cada jugador vota en secreto cuál cree que es la carta del narrador. Es realmente divertido comprobar cómo cada jugador asocia ideas con las extravagantes ilustraciones de las cartas.
Termina el listado Código Secreto, un juego que entra de refilón en los party games, ya que más que provocar carcajadas supone un desafío al ingenio e intuición de sus jugadores. Como en Time’s Up, también se juega por equipos y con tarjetas, pero en vez de personajes son todo tipo de palabras. Las tarjetas se disponen a la vista de todos los jugadores formando una matriz. Cada equipo debe adivinar sus tarjetas pero sólo los capitanes saben cuáles son. Para que sus compañeros las acierten los capitanes darán pistas atendiendo a un patrón que sólo ellos ven. El capitán enunciará una sola palabra y un número y sus compañeros marcarán tantas tarjetas que asocien con esa palabra. Relacionar las tarjetas con una sola palabra sin asociar las del equipo contrario es un auténtico reto, muy gratificante cuando se consiguen acertar de golpe varias tarjetas con una sola pista.

FICHAS:
Time’s Up
Autor: Peter Sarrett.
Editorial: Repos Production.
Duración: 90 min.
Nº jugadores: 4-18.
Edad recomendada: 12 años en adelante.

Dixit Odyssey
Autor: Jean-Louis Roubira.
Editorial: Morapiaf.
Duración: 30 min.
Nº jugadores: 3-12.
Edad recomendada: 8 años en adelante.

Código Secreto
Autor: Vlaada Chvátil.
Editorial: Devir.
Duración: 15 minutos.
Nº jugadores: 2-8.
Edad recomendada: 14 años en adelante.

1 comentarios perrunos:

Great Board Games dijo...

Cualquier can que pruebe Times up, se vuelve jugón! seguro!