lunes, 18 de abril de 2016

Filled Under:

Left for dead 2 PC, por David Luna

Nota 10 sobre 10 (obra maestra)
En la industria del divertimento digital hay videojuegos que se convierten por méritos propios en referencia, tendencia y que marcan un antes y un después. Pacman, Mario Bros, Donkey Kong…, no sólo son los clásicos que todos conocemos, sino que aún hay gente que juega a pesar que ya son más de treinta años los que atesoran cada uno. Ya pueda salir el último Call of Duty con tecnología de realidad virtual, que muchos seguiremos gozando también del viejo “comecocos”. Un juego no es mejor por tener unos gráficos hiperrealistas, a un juego hay que exigirle como mínimo que sea divertido.
Left for dead 2 lo es y mucho. Salió en el año 2009, fue la secuela del Left for dead, que ya era un juegazo en toda regla y que salió a finales del 2008. Ambos están desarrollados por Valve que es la autora, entre otros, de Half life y responsable de la plataforma de distribución digital Steam.
Normalmente, los juegos tardan varios años en desarrollarse ¿Entonces cómo consiguieron sacarlo tan rápido? La respuesta es que más que un juego nuevo parecía una expansión de LFD1, además traía muy pocos mapas jugables, una mecánica similar y usaba el mismo motor gráfico. Por ello, recibió un sinfín de críticas negativas de la prensa especializada y de los que, como yo, habíamos comprado la primera parte. Pero eso fue hasta el día del lanzamiento. Cuando lo vimos in-game se nos fue toda la mala uva generada los meses previos. Y es que era más grande, más divertido, con más posibilidades estratégicas…, es decir, mucho mejor que su predecesor. Además, fueron incorporando poco a poco mapas y modos de juego de forma gratuita, que no es algo demasiado frecuente en esta industria que suele cobrar a precio de oro cualquier cosa que saque al mercado (véase el caso más reciente de Star Wars Battlefront 3, cuyo season pass está, nada más y nada menos, que a 120 euros).
Left for dead 2 es un shooter en primera persona, cooperativo y estratégico, en el que dependes de tus compañeros para sobrevivir. En el juego tomas el control de uno de los cuatro personajes que son inmunes al virus zombi que ha asolado la humanidad y tu objetivo es llegar vivo al refugio más cercano. Este viaje no lo harás solo, te acompañarán los otros tres supervivientes, que pueden ser jugadores humanos o bots (los controla la Inteligencia Artificial del propio juego). Por norma general, nadie quiere jugar con bots porque la IA de éstos es deplorable y actuarán de forma arbitraria y peregrina. A veces, se quedarán mirando mientras mueres, sin prestarte ningún tipo de ayuda; otras, dejarán inexplicablemente que te desangres en lugar de curarte con su botiquín. Son tan sumamente inútiles que ni tan siquiera están programados para cerrar la puerta del refugio aunque ya hayamos entrado todos. Así que si quieres disfrutar de verdad tendrás que buscarte amigos online sí o sí. La gracia del juego está en eso, que dependes de tus compañeros y tus compañeros dependen de ti; si dejas morir a alguno es muy probable que corras su mismo destino.
Hay múltiples armas para elegir como las típicas pistolas, escopetas, catanas, molotovs, bates de béisbol… Los enemigos también son muy variados: hay hordas interminables de zombis “normales” pero más rápidos de lo que nos tiene acostumbrados el cine; infectados especiales que están pensados para separar a los jugadores del grupo; la witch, que si la molestas te tumba de un golpe; y un enemigo grande e imponente llamado Tank, que cada vez que aparece reducirá en gran medida las posibilidades de supervivencia. Podemos jugar en modo campaña y afrontar cooperativamente el reto solos o con amigos; hacer partidas de enfrentamiento PVP (player versus player) de 8 jugadores (4 supervivientes contra 4 infectados). También podemos jugar mutaciones que consisten, entre otras cosas, en que no hay posibilidad de curarse en toda la campaña; o tenemos que custodiar un objeto, o que solamente se puedan llevar armas melee (cuerpo a cuerpo) … Asimismo, se permite jugar mapas y campañas creados por la comunidad de internautas (algunos son tan buenos o más que los oficiales). Sin olvidar que se puede elegir entre distintos niveles de dificultad y si queremos algo más hardcore podemos probar el modo realista, que supone un verdadero reto cambiando unos simples parámetros: por ejemplo, ya no percibiremos la silueta de nuestros compañeros a través de las paredes, así que lo mejor será no perderlos de vista en ningún momento. Como vemos, son tantas las posibilidades que LFD2 nos proporcionará cientos de horas de entretenimiento de calidad.
Gráficamente no deslumbró ni el día de su lanzamiento, así que hoy está totalmente desfasado. Que no sea muy exigente en cuanto a gráficos hace que cualquier ordenador actual lo pueda mover con soltura, cosa que es una ventaja importante si no tienes un PC-gaming. Además, por su antigüedad lo podéis encontrar muy barato en Steam (incluso lo han llegado a regalar un par de veces). El sonido es solvente pero tampoco es nada del otro mundo, la BSO cumple su cometido a la perfección aunque tampoco sobresale. Donde se vuelve una auténtica bestia parda es en su jugabilidad y diversión. Posiblemente los euros mejor invertidos de mi vida; a día de hoy lo sigo disfrutando y eso que ya son más de 700 horas de vuelo. No hay nada más que decir, salvo CÓMPRATELO y agrégame como amigo.