lunes, 24 de agosto de 2015

Filled Under: ,

¡Es tiempo de juegos de mesa!, por David Lara @cartesius78

Si bien los amantes de esta afición la disfrutamos durante todo el año, los juegos de mesa encuentran en el verano un gran aliado por el tiempo libre que suele acompañar a la estación estival. Son una fórmula de entretenimiento ideal para compartir esos ratos de ocio en compañía de familiares y amigos.
En la actualidad, la afición a los juegos de mesa atraviesa una segunda época dorada, con un boom de publicaciones tan diversa que cubre todo el espectro de jugadores, de todos los gustos y edades, ya sean ocasionales o más exigentes. Su punto de inflexión surgió con el nacimiento de juegos icónicos en la afición como Colonos de Catan y Carcassonne, acuñando así el nombre juegos de mesa modernos. A diferencia de los títulos tradicionales comercialmente más extendidos (Monopoly, Trival Pursuit, Parchís, etc.), los juegos de mesa modernos brindan una experiencia de juego más enriquecedora, ya sea aportando un mayor componente estratégico con toma de decisiones y menor azar, una mayor inmersión en el tema en que se ambientan, o sencillamente mayor diversión.
Desde El Ladrío queremos recomendar a nuestros lectores dos juegos de mesa modernos para disfrutar este verano (y resto del año), y con los que podrán comprobar que esta afición ofrece un entretenimiento de calidad, muy por encima del anodino hecho de tirar un dado para avanzar una ficha por un tablero.
El primero de ellos es Fantasma Blitz. Es un juego de percepción visual, calificado como piscinero por ser fácilmente transportable al venir en caja pequeña, e ideal para jugarlo en todo tipo de ambientes, desde el césped de la piscina, hasta la toalla en la playa, o la terracita del bar. Fantasma Blitz trae unas figuritas de madera de diferentes colores (un fantasma blanco, una botella verde, un ratón gris, un sillón rojo y un libro azul) y un mazo de cartas donde siempre aparecen dos de estos objetos. Las cartas se van revelando una a una e indican a los jugadores qué pieza de madera deben atrapar antes que el resto de jugadores (sólo una es la correcta): aquella que coincida exactamente en objeto y color (p.ej. si aparece el fantasma blanco  y un libro verde, el correcto es el fantasma blanco), o bien aquella pieza que quede por eliminación al no coincidir ningún atributo (p.ej. si hay un fantasma gris y un libro rojo, sólo nos deja como correcto a la botella verde). Es un juego divertido, fácil de explicar, y que además suele gustar a los más peques.
Nuestra segunda recomendación es ¡Aventureros al Tren! Viene en una caja más grande que el anterior, con fichas de trenes, cartas y un tablero con el mapa de diferentes regiones dependiendo de la versión que compremos (EE.UU., Europa, Asia, etc.). A diferencia de la anterior recomendación, ¡Aventureros al Tren! requiere de una mesa sobre la que poder jugar. En el mapa encontramos ciudades conectadas por tramos de diferentes longitudes y los jugadores compiten para enlazar diferentes ciudades completando así unas rutas asignadas durante la partida. Para completar estos tramos, primeramente tendrán que obtener cartas que posteriormente gastarán para colocar sus fichas de tren sobre el tablero, indicando así que ese tramo les pertenece y obstaculizando las rutas del resto de jugadores. Es un juego muy vistoso, sencillo de aprender pero con dosis de estrategia y planificación, y con una interacción indirecta entre los jugadores que lo hace tenso y divertido a la vez.

FICHAS:
Fantasma Blitz
Autor: Jacques Zeimet.
Editorial: Devir.
Duración: 20 minutos.
Nº jugadores: 2-8.
Edad recomendada: 8 años en adelante.

¡Aventureros al Tren!
Autor: Alan R. Moon.
Editorial: Edge Entertainment.
Duración: 30-60 minutos.
Nº jugadores: 2-5.
Edad recomendada: 8 años en adelante.