jueves, 9 de octubre de 2014

Filled Under:

Leer es desear que un libro no acabe nunca, por Miriam Arias Hidalgo

La próxima edición de Otoño 2014 de la revista El Ladrío, que edita la Asociación Cutural El Coloquio de los perros, será la que haga el número 50 de la misma. Todo un evento que merece un tratamiento especial y una celebración. Una de las formas en que se realizará esa conmemoración es a través de esta web, trayendo al recuerdo algunos de los números y artículos más destacados en estos años.
En esta ocasión, lo hacemos a través de una recomendación en favor de la lectura que, en Invierno de 2011, nos hacía Miriam Hidalgo Arias, justo en el número que conmemoraba el décimo aniversario de nuestra asociación.

Leer es desear que un libro no acabe nunca
Hace ya unos cuantos meses, pude leer en esta misma publicación, en la sección «Cipión y Berganza», cómo se discutía acerca del tema de la lectura, la cuestión era: ¿leer libros digitales o libros de papel?
Hoy que me dan a mí la oportunidad de escribir en esta revista, me gustaría haceros una recomendación mucho más general: la lectura.
Como normal general, y como adolescente que soy, lo más frecuente es encontrarme a mi alrededor personas que rechazan de lleno sumergirse en la lectura de un buen libro, sin ni siquiera haber tenido la oportunidad de hojearlo.
A mi parecer, la lectura es algo que, una vez que se conoce y practica, cambia de forma radical nuestra manera de ver la vida. Con ello no quiero decir que un buen libro nos haga más ricos, ni más afortunados, ni tan siquiera puedo asegurar que con la lectura podamos llegar a ser mejores personas.
Soy de las que creen que un libro no sólo debe ser usado por su utilidad o por su contenido. Un libro no tiene porqué ser usado para extraer de él información y/o aprendizaje. Al revés, el hecho de leer nos puede acercar a las grandes preguntas de la vida. Esas que, en un día cualquiera, no se nos ocurriría pensar. Esas que nos pueden hacer ver lo maravillosa que es la vida. Esas que nos pueden conducir a una mayor felicidad.
A raíz de ello, y con el propósito de fomentar la lectura, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía declaró en mayo de 2005 el 16 de diciembre como Día de la Lectura en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía. ¿El porqué de esta fecha? La Junta de Andalucía quiso conmemorar el nacimiento del poeta andaluz Rafael Alberti y la celebración en Sevilla de la reunión del grupo de poetas que homenajearon a Góngora, constituyéndose como la Generación del 27. Por ello, y con motivo de este día, hemos podido ver en muchos centros escolares en el mes de diciembre algunos actos relacionados con la lectura, con su fomento entre los más pequeños.
Me gustaría acabar el artículo con la misma recomendación con la que he empezado: leed. Actualmente, y gracias a que vivimos en el siglo de la información, acceder a un libro es realmente fácil, ya sea un libro de papel, o un libro digital.
Prueba de ello es la revista que tienes entre manos.

«Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído» (Jorge Luis Borges)