viernes, 31 de enero de 2014

Filled Under:

Trabajar en el extranjero, por Berganza

El Coloquio de los perros es la Novela Ejemplar cervantina en la que aparecen Montilla y la Camachas. Sus protagonistas, dos canes, Cipión y Berganza, también pretenden serlo de nuestra revista. En cada número, a través de sus reflexiones y posturas en páginas centrales, uno a favor y otro en contra, iremos tratando temas de interés para nuestra sociedad. En esta ocasión, trabajar en España o en el extranjero.

Veo con asombro, amigo Cipión, que eres contrario a que echemos nuestras alas a volar, pero yo creo que, ¿hay algo mejor que irse a otro país si además, la situación que tenemos aquí lo que nos indica es que lo hagamos?
Podemos conocer otras culturas, otras personas y sobre todo, otros idiomas, que es uno de los caminos que te abre muchas puertas y te amplía el conocimiento de nuestro mundo. 
 
Ya sé que tú eres de tener cerca a la familia y a los amigos, pero por el camino que vamos, nos quedaremos sin amigos porque todos se están yendo fuera, e irte lejos de la familia te convierte en un perro fuerte, y maduro, muy distinto a que estés esperando la ayuda de tu madre dándote arrumacos y lametones que dártelos tu mismo, porque ya sé, que irse fuera no es un camino de rosas, pero tampoco lo es de espinas.
Imagino que salir de tu círculo puede resultarte incómodo al principio, puesto que nunca te sientes seguro. Pero de toda esta aventura, siempre se saca un beneficio, y es la posibilidad de conocer un montón de gente nueva que te abrirá esa estrechez de miras que tienes.
Además, por lo referido antes, el tema de la lengua es muy importante. En España no podemos decir que el dominio de idiomas sea nuestra mayor virtud. Por eso si mejoramos nuestros conocimientos de inglés, alemán o italiano, nos abrirán muchas salidas, ya sea para quedarse en el extranjero definitivamente o para volver como hacía Pepe allá en los años 70. Con la dificultad que existe en nuestros días para encontrar trabajo, cada vez nos exigen el conocimiento de nuestro idioma y de otro extranjero y todos sabemos que para dominar un idioma, hay que ir al país de origen, si no el idioma solo se queda en palabras. 
Con vivir fuera de nuestro país y tener conocimientos de idiomas, construimos un futuro, lo creas o no. Te aseguro que viajar es una buena referencia a la hora de encontrar un trabajo, porque significa que tienes una mente abierta, que puedes tomar riesgos con menos miedo y que eres capaz de crear relaciones con personas de distintos lugares.
Y lo mejor de todo, después de tantos años caminando por tierras españolas, creo que las tenemos muy conocidas y muy vistas. Por todo lo expuesto, mejor irnos a otro país a descubrirnos a nosotros mismos, a pelearnos contra las palomas de la plaza de San Marcos en Venecia o poder asistir a las carreras de caballos en Ascot. Y aprenderíamos a beber el té de las cinco, o comernos los espaguetis como Reina y Golfo en la Dama y el Vagabundo.
Y por mucho que te cueste cojamos nuestro saquillo y pongamos rumbo a tierras desconocidas, que por el camino que vamos, ni los huesos del caldo nos va a dan para comer y vamos a tener que pagar por el hecho de ser vagabundos.