viernes, 17 de enero de 2014

Filled Under:

¿Echamos otra o qué?, por Miguel García

No sé qué pensarán ustedes, pero de un tiempo a esta parte me encuentro cada día con más bicicletas por el campo, por la ciudad, por mi pueblo, por todas partes. Quiero pensar bien y, cuando digo bien, espero que esta fiebre sea no por la falta de trabajo de muchos sino por la sana costumbre de practicar deporte. Y qué mejor deporte que el de la bicicleta.
Todos tenemos los recuerdos de la Peña de Montilla, dedicada exclusivamente a la bici de carretera y que tan buen hacer ha llevado a cabo durante los muchos años que lleva funcionando. Pero en estas líneas les quiero poner al corriente de la cada vez más numerosa familia de la BTT.
Hace ya algún tiempo nuestros amigos del Grupo de Montaña Piedra Luenga organizaban marchas BTT por tierras montillanas. Una vez al año, que no hacía daño pero sí mucha afición. Eran marchas muy tranquilas donde primaba un buen desayuno, gran ambiente y un mejor almuerzo. Esto sería la semilla para que un grupo de bikers con cada vez más ganas de pedalear y explorar nuevas rutas se empezaran a poner de acuerdo.
Al principio quedábamos los domingos en la plaza de la calle Jubilados y Pensionistas, posteriormente, cuando el grupo era ya más amplio y sobre todo ruidoso, nos trasladamos a la estación de trenes. Nuestras disculpas a los vecinos de aquella zona.
Durante estos años se han formado más grupos, uno de ellos MTB Montilla, el más legal, con sus normas, estatutos y esas cosas. Lo más parecido a la Peña Ciclista Montillana pero en BTT.
Nuestro grupo no sabe de leyes, somos un poco anárquicos, simplemente se fija un día, una hora y a pedalear, estando invitado todo aquel que quiera conocer la multitud de rutas que nos brindan Montilla y alrededores.
Nuestra meta, abrir nuevas vías y llegar con nuestra bici a lugares insospechados. “Esto se sube” es una frase muy recurrente en nuestras salidas.  Y “por ahí se baja” también se suele oír.
Si hay muchas ganas de bici, se cogen los coches y a Sierra Morena, la Subbética, el Veleta-Mulhacén, santuario de la Virgen de la Cabeza, Parque de los Alcornocales, nacimiento del río Mundo, Ronda… y podría estar añadiendo destinos y más destinos fantásticos por los que hemos dejado nuestra rodada.
Pues nada, ya no tienen excusa, si les gusta la bici y son capaces de sufrir un poco les invito a que nos acompañen en alguna de nuestras salidas o también en alguna de nuestras llegadas, en el Llano de  Palacio donde compartimos batallas y escaramuzas de la jornada, con una buena cerveza y muchas ganas de que llegue el próximo domingo.
¿Echamos otra o qué? Elijan entre otra bajada, subida, sendero, trialera… Uff, qué cansado estoy. Mejor nos vamos para Montilla.