miércoles, 5 de septiembre de 2018

Filled Under:

Jazz, vino y cine, por Antonio Luque

Septiembre llega a Montilla con una nueva entrega del remozado Montijazz, que volverá a apostar por la música y el vino como reclamo cultural y turístico, por segundo año consecutivo. Ya se conoce el programa que los organizadores han preparado para este año, abriendo el abanico a diferentes estilos y a otras propuestas, paralelas a los conciertos, como el ciclo de cine Forajidos del Jazz. Montijazz Vendimia abarca este año tres semanas, si contamos desde la primera hasta la última proyección de cine previstas, pasando por las dos dobles sesiones de conciertos en el Lagar Cañada Navarro y Alvear.
David Peña, Dorantes, encabeza este año el cartel de actuaciones. Acompañado a la percusión por Javi Ruibal, presentará en Montilla su espectáculo Un flamenco al piano, en el que adapta su repertorio a un formato mucho más íntimo. Con el tiempo, el pianista sevillano ha ido ganando peso internacional gracias a su versatilidad y su capacidad para dotar a sus actuaciones de una creatividad que le convierte en un músico diferente. Sin muros, como él mismo pregona en uno de sus últimos discos, une de manera armoniosa el flamenco, el jazz y la música clásica, acompañando sus composiciones, en esta ocasión, del vino de Montilla Moriles.
Otro de los nombres propios en esta edición de Montijazz Vendimia es La Canalla. Hace algunos números ya recomendábamos a la banda andaluza desde este mismo lugar y ahora toca invitar a todo el mundo a que disfrute de su música en directo. Y es que 'Chipi' y compañía son hoy por hoy una de las propuestas más originales de la música nacional, con unas letras cuidadas, un punto 'guasón' y un fondo de jazz que aportan veteranos como Javier Galiana, Julián Sánchez, José López y José Benítez.
Montijazz Vendimia también apuesta este año por la promoción de jóvenes músicos. En esta línea, junto a Dorantes, en Bodegas Alvear, estará la banda Mandola Jazz Quartet, que lidera el guitarrista rambleño Francisco Fernández. Aunque desarrolla su labor musical lejos de nuestro país, ha hecho un hueco para participar en el festival montillano, acompañado de jóvenes músicos andaluces, aunque con un dilatada experiencia, presentando en Montilla los temas que formarán parte de su primer trabajo discográfico.
La agenda de conciertos se cierra con el grupo que abrirá las actuaciones en el Lagar Cañada Navarro, justo por delante de La Canalla. Crash for jazz es un proyecto veterano en el que toma parte el contrabajista montillano Juan Carlos Herrador. Desde hace años, recorren Andalucía con su propuesta didáctica, aplicando un repertorio ameno, que abarca desde el jazz tradicional hasta la fusión con otros estilos.
Como novedad este año, Montijazz Vendimia une fuerzas con la Asociación Forajidos para estrenar un ciclo de cine. Acordes y desacuerdos es la primera de las películas que se proyectará, el jueves seis de septiembre, en la Gastrobodega Los Arcos. Es un precioso homenaje al jazz, en clave del comedia, dirigido por el cineasta Woody Allen, que obtuvo dos nominaciones al Óscar en el año 1999: para Sean Penn como mejor actor, y para Samantha Morton como mejor actriz secundaria.
El mundo del jazz es el hilo conductor en Alrededor de la media noche, la última proyección del ciclo, el jueves 20 de septiembre. La espectacular banda sonora de Herbie Hanckock, galardonada con un óscar en 1986, la participación en la cinta del mismísimo Dexter Gordon, o la fotografía de Bruno de Keyzer, son algunos de los alicientes de esta película, dirigida por el francés Bertrand Tavernier.
Música, vino, y este año también el cine, son los tres pilares de Montijazz Vendimia 2018. Tres semanas para disfrutar del jazz en lagares, bodegas y restaurantes, alrededor de la vendimia que da sus últimos coletazos en la comarca. Son ingredientes más que sugerentes, que desde hace semanas promociona el cartel del festival, obra del montillano Juan Carlos Espejo.