sábado, 6 de enero de 2018

Filled Under:

Agatha Christie, la reina del crimen, por Virginia Polonio

Existe una fórmula universal que establece que las personas más misteriosas son las que más ejercen el poder de la atracción. Imagino que Agatha Mary Clarissa Miller, más conocida como Agatha Christie, volcó su misterio en papel, en obras donde las letras son un laberinto de hechos y pistas que llevan hasta un asesino final. Y este juego literario que se podría llamar “Encuentra al culpable mientras lees” es muy atrayente.
Estos argumentos ya son más que conocidos entre los millones de personas que han tenido en sus manos algún ejemplar de los títulos que llevaron a esta autora británica a ser una de las escritoras más prolíficas y una de las novelistas más vendidas de todos los tiempos. Sacando a luz su literatura con “El misterioso caso de Styles” en 1920, Agatha Christie saborea el éxito con obras como “Diez Negritos”, “Asesinato en el Orient Express” o “El asesinato de Roger Acroyd”.
Sin embargo, la creadora de personajes como Hércules Poirot, Miss Marple o el matrimonio compuesto por Tommy y Tuppence Beresford cuenta con más de 80 obras policíacas (entre novelas y cuentos). Por ello me gustaría recomendar otros títulos menos conocidos de esta autora para todos aquellos que quieran seguir la pista del asesino entre las ingeniosas tramas de las obras de Agatha Christie.
“El hombre del traje color castaño”: monótona y pesada. Así describe su vida Anne Beddinfeld, la joven hija de un famoso arqueólogo que acaba de fallecer. Lo que ella no sabe es que su sed de correr aventuras y ver mundo comenzaría pronto, concretamente en la estación de Hyde Park Corner donde presencia un misterioso hecho que cambiará su vida para siempre.
“La venganza de Nofret”: la peculiaridad de esta obra es el tiempo y el lugar en el que transcurre. Al inicio del libro la misma autora explica en una nota que la acción se sitúa en Tebas, Egipto, en la orilla del Nilo y en el año 2000 a. C. pues la inspiración del argumento y sus personajes brotan de dos o tres cartas egipcias de la Dinastía halladas 20 años antes de la publicación de la obra por una expedición en Egipto del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. En ese contexto se sitúa la historia de la familia del sacerdote y agricultor Imhotep, a la que se une Nofret, una concubina cuya presencia atrae la tragedia a la casa de la familia egipcia.
“Un crimen dormido”: Gwenda Reed es una bella joven recién casada que compra, junto a su marido Giles, una casa en la zona costera de Dillmouth (Inglaterra). Al permanecer dos días en su nueva estancia, Gwenda descubre que la antigua decoración de la casa es justo la que ella desea para su nuevo hogar, ¿por qué? Este simple hecho es el despertar de un crimen que ha dormido durante muchos años en la nueva vivienda de los Reed.
Por último voy a destacar a “El misterioso señor Brown” entre las historias más adictivas de Christie. En esta obra los jóvenes amigos Tommy y Tuppence se saludan en la puerta del metro de Dover Street. Su saludo da lugar a una charla en la que ambos deciden poner un anuncio para ganar algo de dinero: «Se alquilan dos aventureros jóvenes dispuestos a hacer lo que sea y a ir a cualquier parte, por un buen precio. No rechazamos ninguna oferta razonable».