domingo, 2 de octubre de 2016

Filled Under:

¡Estoy harta!, por Aurora Márquez Jiménez

Estoy harta de que por culpa de gente que solo piensa en su propio ombligo casi toda la población española esté con el agua a la garganta y haciendo esfuerzos sobrehumanos para poder llegar a final de mes.
Estoy harta de que por culpa de unos políticos ineptos muchas personas se tengan que ir de su país para labrarse un futuro, para conseguir unos poquillos ahorros, para poder vivir, dejando muy lejos su familia, sus amigos y en definitiva una vida pasada que, en la mayoría de los casos, no querrían dejar.
Estoy harta de que en el extranjero me digan, “con lo bien que se vive en España”; creedme, mi elección ha sido diversa a la de muchos españoles que se han ido a vivir al extranjero, pero estoy convencida de que muchísimos españoles no piensan lo mismo.
Estoy harta de que ganen los que más daño han hecho, de los que cubren a los malos y penalizan a los no tan malos porque no tienen el poder y los recursos necesarios para comprar los bolsillos.
Estoy harta de que se cuenten solo VERDADES A MEDIAS, porque a fin de cuentas nos están ocultando la realidad y eso para mí es ¡MENTIRA!
Tenemos lo que queremos, porque nadie nos ha apuntado con una pistola para seguir teniendo como referente a los mismos, pero estoy harta de que no tengamos más iniciativa para hacer cambiar las cosas… Qué triste es, en este momento, el refrán “mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”, porque tenemos miedo de que nos engañen de nuevo, aun sabiendo que nos están engañando…
Estoy harta de que unos políticos que lo único que hacen es tocarse la barriga, dormir y jugar a juegos absurdos decidan por nuestro futuro y que prácticamente ninguno piense en mejorar la situación.
Estoy harta, de que unos se culpen a los otros y que por culpa de unos ideales, que no sirven para nada, no piensen “vamos a conciliar nuestras ideas y meter algunas ideas en común por el bien de este gran país, porque los ciudadanos se lo merecen”.
Estoy harta de que sigamos siendo los mismos ingenuos que pensamos que la vida mejorará sin dar nuestro brazo a torcer, porque por desgracia esto no nos va a llevar a ningún lugar.
Estoy harta de que nadie, y de verdad nadie, sea honrado, y diga, vamos a hacer las cosas bien por este país, para mejorar nuestra situación.
Estoy harta de que nos dejemos engañar.
Estoy harta de ver sufrir a los que más quieres, porque no saben qué pasará mañana o dentro de un mes….
Estoy harta de esta vida incierta que nos está tocando vivir.