lunes, 18 de agosto de 2014

Filled Under: ,

I Jornadas de Juegos de Mesa. Los Colonos de Catán, por Víctor Barranco

El pasado 21 de junio tuvieron lugar, en la recién inaugurada tienda Distrito Cómics, las I Jornadas de Juegos de Mesa del Coloquio de los Perros. El resultado fue perfecto: una veintena de jugadores repartidos en cuatro mesas, cuatro juegos diferentes y alguna expansión, y cerca de doce horas de diversión y estrategia.
El punto fuerte y centro de atención de esta edición ha sido el popular “Colonos de Catán”, con su expansión “Mercaderes y Bárbaros”. Los vencedores, Pablo de la Torre en el torneo de iniciación y nuestro Valeriano Rosales en el nivel intermedio. Para futuras ediciones dejamos el modo experto y la daremos al juego una vuelta más de tuerca. Con esto de Catán nunca se sabe qué combinación de expansiones puede surgir para dar un extra de complejidad al tablero.
Como tuve ocasión de explicar en el prolegómeno de las Jornadas, Colonos de Catán es un juego de iniciación en esto de los juegos de estrategia. Concebido por Klaus Teuber en 1995, pronto vendió millones de ejemplares en todo el mundo y ganó el prestigioso premio “Spiel des Jahres”, algo así como los Oscars de los juegos de mesa. Está considerado, por diferentes motivos, el prototipo de los juegos conocidos como “eurogames”, cuyas características pasan por la prevalencia de la estrategia sobre el azar, la no eliminación de jugadores durante la partida, las figuras y fichas de madera -no es precisamente el caso de la edición normal de Catán, donde son de plástico- y una duración de la partida de entre una y dos horas y media como mucho.
El objetivo de Catán es llegar a 10 puntos de victoria. Cada jugador comienza la partida con dos poblados y dos carreteras anexas en la imaginaria isla de Catán. A partir de ahí hay que colonizar la isla expandiendo nuestros territorios mediante nuevos poblados, carreteras o ciudades, gracias a la obtención de unos recursos que son limitados y cuya adquisición dependerá ineludiblemente de la colocación de esos primeros poblados al principio de la partida. Podremos comerciar con otros jugadores o con el propio juego para acceder a los recursos de los que no disponemos y así poder construir nuevos ítems que nos den puntos de victoria. Todo ello mirando de reojo a un ladrón que en cualquier momento puede robarnos nuestros bienes.
A lo largo de los aproximadamente 90 minutos que dura la partida, los jugadores habrán de interactuar entre ellos y tomar decisiones complicadas, como construir una carretera o mantener los recursos para construir un nuevo poblado, convertir un poblado en ciudad o adquirir una carta de desarrollo buscando nuevas ventajas, o sacrificar un puerto comercial a cambio de obtener la Gran Ruta Comercial. Todo para alcanzar los diez puntos que dan la victoria al mejor colono.
Catán es mucho más que un juego. Desde 1995, Teuber ha concebido cuatro expansiones para Catán: “Navegantes”, “Ciudades y Caballeros”, “Mercaderes y Bárbaros” y “Piratas y Exploradores”; además de varias series como Historias de Catán -“ Los Colonos de América”, “Los Colonos de Europa”, “Troya”, “Luchas por Roma”-, Aventuras de Catán -“Candamir: el primer asentamiento” o “Elasund, la Primera Ciudad”-. Junto a muchos subproductos Catán que, como la novela homónima de Rebecca Gablé o la edición especial de Star Trek, hacen de este juego uno de los mayores éxitos comerciales en cuanto a ocio de tablero se refiere. Lo que sí está claro es que, una vez pruebas el juego, no podrás parar de investigarlo y buscar nuevas estrategias de victoria.
En vuestras manos queda. Para echar un buen rato, Catán y vámonos…