martes, 8 de octubre de 2013

Filled Under:

Refranes adaptados, por Manuel Jiménez Bascón

Son una especie de silogismos cojos. Les falta una premisa que desemboca en una conclusión que estimo razonablemente obvia.

-A quien madruga…  antes le entra el sueño.
-Cuanto más alto subas… más lejos estará el suelo.
-Dios los cría… y tú los tienes en la casa hasta los cuarenta.
-Donde manda capitán… hay un tío soltero.
-El que la busca… es porque la ha perdido.
-El que roba a un ladrón… no es fino el tío ni “ná”.
-Detrás vendrá… el que no va por delante.
-Del dicho al hecho… va “al”.
-A la tercera… va después de “A la segunda”.
-Afortunado en el juego… envidia de los vecinos.
-Al que Dios no le da un hijo… no sabe la suerte que tiene.
-Al pan… aceite, y al vino… jamón y langostinos.
-No por mucho madrugar… te levantas el primero.
-Dime con quién andas… y te diré cuántos vais.
-No es tan fiero el león… como la leona.
-Donde menos te piensas… te la pegan.
-Cuando hay hambre… no hay gana de cachondeo.
-Cuanto más pronto… más menos tardas y más contenta estará la mujer.
-Donde dije Diego quería decir… ¡qué más da!
-El que mucho habla… acaba quedándose ronco.
-Nunca digas… nada que merezca la pena porque no te escucharán.
-A mal tiempo… peor cara la del ajero.
-El Tuerto es el rey… en muchos países.
-A Dios rezando… y por detrás estafando.
-A grandes males… mejores bienes y menos piedades.
-Quien a buen árbol se arrima… pierde la sombra del malo.
-De tal palo… tal chichón.
-En boca cerrada… no entran moscas… ni nada de nada.
-No dejes para mañana… la Primitiva del jueves.
-Quien mal anda… acaba cayéndose.
-Más vale poco… pero más vale mucho.
-A palabras necias… debates parlamentarios.