sábado, 1 de diciembre de 2012

Filled Under:

"Misión olvido", de María Dueñas. Recomendado por Virginia García Gómez

Podría centrarme solo en describir la trama al hablar del libro, pero creo que es preferible centrarse más en el fondo. Un fondo agrio, el Amor, un amor en varias edades y en varios estados y variantes. Ese amor que llegó con la juventud y que, tras mucho batallar, se consolidó pensando que era para siempre. Ese amor que se pensaba más estable que el suelo que pisamos cayó, desolando todo lo que estaba a su paso.
Nos encontramos también el amor fuerte y sólido devastado por la muerte, aquel que hace que por más que pasen los años las heridas no se cierren. El amor que fue roto por un juego de una tercera persona, por una pasión vacía que pronto acaba dejando el pasado hastío e irrecuperable el presente.
Ese amor maduro que, cuando se ha perdido la esperanza, llega; ese que hace agrietar la cúpula más regia. Cuando en tu vida tras mil batallas perdidas llega esa luz perpetua que hace que todo comience de nuevo aunque no sea correspondido. O cuando dos almas heridas por la rudeza del desamor se encuentran cuando tenían la guardia baja, cuando ya se acostumbraron a las cicatrices de la soledad.
El libro transmite esa esperanza, esa ilusión de que nunca se tienen demasiada solera para empezar a vivir. Y que nunca se tiene demasiado equipaje y desengaños. Aunque no es una novela romántica, he creído leer este mensaje. Con un título simple que dice más de lo que aparenta. Entramando la nostalgia y el recuerdo en cada una de sus líneas.
Un libro que se centra en una trama inactiva, en un despacho y algunas salidas. Todo empieza con una mujer, Blanca Perea, que tras su lucha personal y familiar alcanza una serenidad, una estabilidad que empieza a tambalearse con la ruptura de su matrimonio. Como una jarra de agua fría, su marido la abandona porque ha encontrado el amor en otro lugar. Como busca una salida, atraviesa medio mundo para llegar a un lugar desconocido donde encuentra nuevos amigos con un sino parecido al suyo. El libro termina como debe terminar, con un final simple y abierto.
Es difícil hacer llegar al lector una desolación tan profunda como la del desamor, sin incluir llantos y descripción de escenas. A mi parecer, María Dueñas ha conseguido que los personajes sean conocidos, sean cercanos. Podría hablar de su vida personal, pero todos tenemos a mano Wikipedia para ello.
Por mayo leí El tiempo entre costuras, el cual recomiendo activamente, y ahora que he leído Misión Olvido reitero con éste la recomendación. Ambos son distintos, el primero más aventurero y éste más estático, pero ambos hablan de coraje y aportan al lector bastante más que una lectura de sobremesa. Que en mi opinión es lo que debe ser un libro, algo que haga crecer a la persona más allá de unas hojas impresas.